Lady susan , jean austen

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 95 (23515 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LADY SUSAN
JANE AUSTEN





CARTA 1

Lady Susan Vernon al señor Vernon
Langford, diciembre

Querido hermano:
Ya no puedo seguir privándome del placer de aprovechar la amable invitación que me hiciste al despedirnos la última vez de pasar algunas se¬manas contigo, en Churchill; por tanto, si a ti y a la señora Vernon no os resulta inoportuno reci¬birme en estos mo-mentos, esperoque dentro de unos días puedas presentarme a esa hermana que, desde hace tanto tiempo, deseo conocer. Los buenos amigos que tengo aquí me suplican, con el mayor cariño, que prolongue mi estancia con ellos, pero su carácter hospitalario y festivo les hace llevar una vida social demasiado animada para la situación que atra-vieso y mi estado men¬tal actual. Espero con impaciencia el momento en queseré ad-mitida en tu agradable retiro. Anhelo que tus queridos hijos me conozcan y me desvi-viré por despertarles gran interés en sus corazones. Necesitaré toda mi fortaleza de áni-mo, puesto que pronto me separaré de mi hija. La larga enfermedad de su querido padre me ha impedido prestarle la atención que el deber y el cariño dictaban, y tengo demasiadas razones para temer que la institutriz a laque encomendé su educación será incapaz de hacerlo. Así que he decidido enviarla a uno de los mejores colegios priva-dos de la ciudad. Tendré la oportunidad de acompañarla cuando vaya a tu casa. Estoy deci¬dida, como ves, a no permitir que se me niegue la entrada en Churchill. Me dolería mucho enterar¬me de que no te es posible recibirme.
Recibe un cordial saludo de tu hermana,
S. VernonCARTA 2

Lady Susan a la señora Johnson
Langford

Mi querida Alicia, estabas muy equivocada al creer que no me iba a mover de aquí, en todo el invierno, y me duele mucho decírtelo. En po¬cas ocasiones he pasado tres meses tan agrada¬bles como éstos que acababan de pasar. Ahora, todo es conflictivo. Las mujeres de la familia se han unido en mi contra. Adivinaste lo que ocurriría cuandollegué a Langford. Manwaring es tan ex¬trañamente encantador que no pude más que sentir aprensión. Recuerdo que, cuando me acer¬caba a la mansión, me dije: «¡Me gusta este hom¬bre; ruego a Dios que eso no cause ningún mal!». Pero ya había resuelto ser discreta, recordar que sólo hacía cuatro meses que había enviudado y mantenerme en silencio lo más posible. Así lo he hecho, mi querida y pequeñacriatura. No he aceptado las atenciones de nadie, excepto las de Manwaring. He evitado toda coquetería y no he hecho caso a nadie de aquí, excepto a sir Ja¬mes Martin, al que he dispensado un poco de atención, para separarlo de la señora Manwaring. Sin embargo, si el mundo supiera cuáles han sido mis motivaciones, me alabarían por ello. Me han llamado madre desatenta y, no obs¬tante, el impulso sagradodel cariño maternal y el bien de mi hija han sido lo que me ha servido de acicate; si mi hija no fuera la mayor pánfila de la Tierra, se me habría recompensado por mis es¬fuerzos como me merecía.
Sir James me hizo proposiciones para Frederica pero ésta, que ha nacido para amar-garme la vida, decidió oponerse con tanta vehemencia al emparejamiento que decidí que era mejor olvi¬dar el plan por elmomento. En más de una oca¬sión me he arrepen-tido de no haberme casado yo misma con él y, si fuera un poco menos débil, seguro que lo haría. Admito que soy más bien ro¬mántica en ese aspecto y que las riquezas por sí solas no me satisfacen. El resultado de todo esto es que sir James se ha marchado, María está en¬furecida y la señora Manwaring se muestra inso¬portablemente celosa. Está tan celosae indigna¬da conmigo que, en un arrebato de furia, no me sorprendería que recurriera al señor Johnson, si pudiera acceder a él libremente. Tu marido, sin embargo, sigue siendo mi amigo, y la acción más gentil y bondadosa de su vida ha sido librarla para siempre del matrimonio. Mi único encargo es que mantengas su re-sentimiento. Ahora, esta¬mos muy afligidos. Una casa nunca había visto tanta...
tracking img