Lagrimas de la noche

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1143 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
No era una noche como todas las demás, ésta tenía algo, algo que no la hacía especial, más bien la hacía triste. Tal vez era porque caminaba sin nadie a mí lado y pensando que en mi vida no había amor, que estaba solo en este mundo sin tener a alguien a quien querer y que me quisiera además de mi familia. Me detuve para mirar las estrellas por un segundo, suspire y me dispuse a seguir micamino, cuando la vi, era una joven, me parecía un poco raro que estuviera sola, así que pensé que estaba esperando a alguien, algún novio o amigo, seguí caminando y pase junto a ella pero no logre ver su rostro, porque tenía la cabeza agachada y sus manos la cubrían. Quise detenerme pero mi cuerpo siguió su camino pero con cada paso que daba algo me decía que tenía que volver, -¡a lo mejor estáperdida!- pensé, así que me detuve, volteé y ella seguía ahí pero ahora con la mirada fija en las estrellas, la luz de la luna alumbraba su rostro, era en verdad hermosa, su cabello era negro y su piel blanca como la luna misma, sus ojos eran del color de su cabello, te podías perder en ellos y no te habrías dado cuenta, pero estaban llenos de lagrimas, lagrimas que recorrían por sus mejillas. Me quedecompletamente inmóvil, abrumado con su belleza y sin saber qué hacer, sus lagrimas no eran de desesperación por estar perdida, más bien eran de un corazón roto, de esas lagrimas en las que se refleja tu dolor, esas que no salen de los ojos sino mas bien del corazón. Reuní todo el valor que pude, y me acerque a ella, con la más dulce y cálida voz que pude hacer le dije- señorita, ¿se encuentrausted bien?-. Ella me miro y quede cautivado por sus ojos pero su mirada reflejaba tristeza. En ese momento ella hizo algo que nunca espere y que mucho menos olvidare. Ella se lanzo a mis brazos y empezó a llorar con un dolor tan profundo que se podía sentir, yo no sabía qué hacer así que lo único que hice fue abrazarla y quedarme en silencio, ella siguió llorando, sacando todo ese dolor que teniadentro hasta que se quedo dormida, cuando me di cuenta de que se había quedado dormida me pregunte-¿ y ahora qué hago?, no nos podíamos quedar ahí, pero tampoco quería levantarla porque sabía que en el momento que abriera sus ojos se iba a ir y tal vez nunca más la volvería a ver, contemple su belleza por unos cuantos segundos y me decidí por despertarla, pero me di cuenta de que no selevantaría, quien sabe por cuánto tiempo estuvo llorando así que debería de estar muy cansada.- ¿Y ahora que hago?- me pregunte nuevamente. No la puedo dejar aquí, pero tampoco sería correcto llevarla a mi casa, que pasaría si a medio camino se levantaba, iba a pensar que me la estaba robando o algo así. Me encontraba en un dilema así que la sostuve en mis brazos y empecé a caminar para ver si así se meocurría algo, ya era tarde y no había nadie en la estación de policías que estaba en el parque, a esa hora se supone que no debería de haber nadie ahí, yo estaba ahí porque necesitaba salir a caminar y supongo que ella también lo necesitaba. Después de pensarlo un poco y de intentar despertarla de nuevo decidí que lo mejor era llevarla a mi casa, mientras caminaba pensaba en lo que pasaría al díasiguiente, ¿qué pensaría ella?, después de todo no nos conocíamos. Llegue a mi casa y abrir la puerta fue un problema, pero ella no se despertó ni siquiera algún gesto, eso demostraba lo triste que estaba y lo dolorosas que habían sido esas lagrimas. La acosté en mi cama y la mire, su rostro reflejaba una tristeza que nunca había visto y casi opacaba su dulzura, claramente se veía que sutristeza era causada por un hombre. Me fui a dormir al sofá pensando en ese hombre que no pudo valorar lo que tenía y en lo que pasaría mañana cuando ella abriera sus ojos. Lo último que pensé esa noche fue en que podría ir a la cárcel por haberla traído a mi casa, pero eso era mejor que haberla dejado en el parque sola.

Al día siguiente, me desperté como si hubiera sido cualquier otro día, sin...
tracking img