Lamento - maggie stiefvater

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 333 (83192 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Trraducciión Darrk Guarrdiians 1

Lamento
De Maggie Stiefvater
Libro uno de la Saga Hadas

““El Engaño De LLaa RReeiinnaa HHaaddaa””
LLiibbrroo 11

PROLOGO:
Él no sabía cuánto tiempo había estado aferrándose allí. El tiempo suficiente para que el agua impulsara el sentimiento de frío en los huesos de sus piernas. Tanto como para que sus dedos se cansaran de mantener su cabezafuera del agua.
En algún lugar a la distancia, el aullido de los perros aceleró el latido de su corazón.
Cerró los ojos, concentrándose en mantenerse sujeto en los lados desiguales del viejo pozo. Dispuesto a que su corazón fuera más despacio.
„Ellos no pueden olerte aquí, Van a perder tu aroma en el arrollo, y ellos nunca te encontrarán aquí.‟
El tacto frío del agua se arrastró más arribade su cuello y apretando el puño, miró hacia el cielo de la noche clara. Suspiró. Cansado. ¿Cuánto tiempo había estado haciendo esto? Desde que podía recordar.
Mientas tanto. Más allá del pozo, los aullidos se alejaron; habían perdido el rastro.
„Déjame en paz. ¿No te he pagado lo suficiente?‘
Él oró para que ellos regresaran por donde vinieron, pero no esperaba una respuesta. Las atencionesde Dios eran para los que tenían alma, una situación de la que había carecido durante mil años o más. Tragó saliva.
En lo profundo de su pecho, sintió un roce suave y curioso que significaba que había entrado en la jaula. Se agachó a través del agua para alcanzar su bolsillo, retiró dos viejos clavos de hierro oxidados y las apretó con fuerza.
Todo lo que tenía que hacer era no gritar.
Podíahacer eso. Trraducciión Darrk Guarrdiians 4

En otro lugar, en una pequeña y redonda habitación gris de piedra y musgo, suave como la piel de un cachorro de zorro, una paloma golpeó furiosamente en una jaula hecha de una red de alambres de pelo fino.
Las alas se estrellaron en las barras, y las garras rasparon con la perca sólo para buscar romper sin éxito los lados del alambre delgado. Nofue un frenesí de un deseo de escapar - la jaula no tenía puerta -, sino de miedo. Fue la peor clase de miedo - del tipo sin esperanza - que le envió a su corazón eterno, como el de las aves de carreras, hasta que pareció a punto de estallar fuera de su pecho.
De alguna manera, unas manos delgadas tomaron la pálida paloma desde donde temblaba en el fondo de la jaula y se la entregó a una mujerque brillaba como el oro, combinaba extrañamente en esta habitación de color verde grisáceo.
Cuando habló, su voz brillaba en la habitación, lo suficientemente hermosa como para sacar las lágrimas.
"El ala" dijo en voz baja, levantando una vela. Con los dedos suavemente tiró hacia afuera el ala del cuerpo de la paloma y le ofreció al pájaro boca abajo a la dama. La vela que sostenía reflejabalos colores del sol en los ojos de paloma.
La dama sonrió levemente y mantuvo la llama pálida bajo el ala del ave.
El chico en el pozo se estremeció. Se mordió el labio, y presionó su frente en sus brazos, dispuesto a quedarse en la misma quietud.
El dolor en su pecho roído y quemado, exprimía su corazón con un toque de fuego. Tan pronto como empezó, fue disminuyendo, y alcanzó a murmurar ensilencio.
La dama en la sala gris sostenía la vela al lado de su rostro, iluminando su belleza: la belleza que observaba a la belleza de un perfecto día de verano y se burlaba de que estos tuvieran la misma descripción.
"Él siempre escoge el camino más difícil, ¿no?" La paloma salvaje empezó a trillar con el sonido de su voz. Esta vez, ella sostenía una vela mayor, y las llamas tomaron lasplumas, torciéndolas y ennegreciéndolas Trraducciión Darrk Guarrdiians 5

como jirones de papel. La paloma se congeló, el pico se separo con dolor en silencio, y con sus ojos fijos en el techo, sin comprender.
En el pozo, el muchacho quedó sin aliento de nuevo, en gritó voz alta, y trató de recordar mantener la cabeza fuera del agua.
Su corazón se retorcía dentro de él, y cuando cerró los...
tracking img