Las amistades peligrosas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 518 (129261 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 31 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LAS AMISTADES PELIGROSAS

CHODERLOS DE LACLOS

LAS AMISTADES PELIGROSAS

Esta colección, que el público hallará quizá aún demasiado voluminosa, no contiene, sin
embargo, sino el más pequeño número de las cartas que componían la totalidad de la
correspondencia de que está sacada. Encargado de ponerla en orden por las personas que la
habían adquirido, y que sabía yo tenían intenciónpublicarla, no he pedido por recompensa de
mi trabajo sino permiso de separar lo que me pareciese inútil, y he cuidado conservar
efectivamente sólo aquellas que he considerado necesario para mostrar los caracteres y hacer
más comprensibles los sucesos, se agrega a este ligero trabajo el de colocar nuevamente en
orden que he conservado -lo que hecho casi siempre siguiendo las fecha- y en fin, algunasnotas cortas que, en su mayoría sólo tiende indicar la fuente de algunas citas, o a motivar
ciertos cortes que he permitido hacer, se verá toda la parte que he tenido en esta obra. Mi
encargo no se extendía a más1.

Yo había propuesto otras alteraciones más considerables, y casi todas relativas a la pureza de
la dicción o del estilo, contra la cuál se hallarán muchas faltas. Hubiera deseadotambién
hallarme autorizado para abreviar ciertas cartas demasiado largas, y muchas de las cuales
tratan separadamente, y casi sin transición, de objetos que no tienen relación alguna uno con
otro. Este trabajo, que no se admitió, no hubiera bastado, sin duda, para dar mérito a la obra,
pero la hubiera purgado, por lo menos, de una parte de sus defectos.

Se me ha objetado que el fin eradar a conocer las cartas mismas, y no tan sólo una obra
compuesta según ellas; que seria tan inverosímil como falso que ocho o diez personas que han
contribuido a formar esta correspondencia, hubiesen escrito todas con igual pureza.

Habiendo yo entonces hecho ver que lejos de ser así no había una sola que no hubiese
cometido faltas graves y que no dejarían de ser criticadas, se me harespondido que todo
lector razonable esperaría ciertamente hallar faltas en una colección de cartas particulares,
pues cuantas van publicadas hasta hoy de autores estimados, y aun de algunos académicos, no
se halla ninguna enteramente a salvo de esta reconvención. Estas razones no me han
persuadido y las he hallado más fáciles de ser dadas que admitidas, pero no dependía de mí y
me he sometido. Sólome he reservado el derecho de protestar y declarar que no era éste mi
dictamen; así lo hago. En cuanto al mérito que esta obra pueda tener, acaso no me toca hablar,
pues no debe influir mi opinión en la de nadie. Sin embargo, los que antes de empezar una
lectura gustan saber lo que deben esperar, esos, digo, pueden ver mi dictamen; los otros harán
mejor en pasar desde luego a la obra misma; yasaben de ello lo bastante.

Lo que puedo decir por ahora es que si mi opinión ha sido, como convengo, la de publicar
estas cartas, estoy, sin embargo, lejos de esperar que agraden; y no se tome esta confesión,
sincera de parte mía, como modestia afectada de un autor, porque con igual franqueza declaro
que si esta colección no me hubiese parecido digna de presentarse al público, no me hubieraocupado de ella. Procuremos conciliar esta aparente contradicción.

El mérito de una obra se compone de su utilidad, o del agrado que procura, o de ambas cosas,
cuando es capaz de reunirlas: pero el gustar (que no prueba siempre el mérito), a menudo
depende más de la elección del asunto que de la ejecución, del conjunto de los objetos que

1Debo advertir también que he suprimido todos losnombres de que hablaban estas cartas,
y si en los que no he sustituido hay algunos que sean propios de alguna persona conocida,
será solamente un error mío, del cual no deberá sacarse consecuencia ninguna.

presenta más que del modo con que son tratados. Ahora, pues, como esta colección contiene,
según lo anuncia su título, las cartas de los individuos de una sociedad, reina en ellas una...
tracking img