Las apariencias

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (333 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 16 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las apariencias
Los seres humanos frecuentemente somos complejos, multiformes, con actitudes, emociones y comportamientos poco afines entre sí. Tan es así, que llegamos a modificar nuestrasactitudes, solo para poder cumplir con las apariencias solicitadas por la sociedad en que vivimos.
Frecuentemente, nos podemos encontrar en la estrecha línea de amar u odiar, quedarnos o mudarnos, serpedantes o amables, rechazar o aceptar (entre muchos otros), a las personas que componen nuestro entorno. En ocasiones, pensamos hacer una cosa y terminamos con algo bien diferente. A veces, actuamos asípor no hacer daño a otros, por pura conveniencia o por comodidad. Lo que se espera de nosotros, hace que seamos precisamente lo que no deseamos.
En el siglo que vivimos, se ha llegado a aceptar comohabitual el que gastemos el dinero con el que no contamos, tan solo por embellecer o satisfacer las necesidades “primordiales” que exige el mismo. Ahora bien, todo este comportamiento que oculta losverdaderos sentimientos y pensamientos de los individuos, no ha sido siempre así; ya que en siglos pasados, la verticalidad, autenticidad, parcialidad y transparencia del ser humano, fungían comovalores casi innatos en el mismo.
El miedo a fracasar o no ser aceptado dentro de un sector específico de la sociedad, ha hecho que se vaya perdiendo la identidad de cada cual, manteniéndonos a muchos enel ámbito de las apariencias. Hemos llegado al punto de volvernos manipuladores, mentirosos o hipócritas. No obstante, debemos notar que esto es muy peligroso, pues podríamos llegar a ser lo que nosomos, pero el mundo dice que somos, según lo que aparentamos que somos. ¿Jerigonza, acertijo o realidad?


En conclusión, podemos decir que a pesar de que las apariencias son la imagen que hemosfabricado para protegernos de nuestro legítimo ser, imposibilitando el encuentro con él y obligándonos a vivir constantemente desde el sentir ajeno; debemos al igual que un grito, saltar de lo más...
tracking img