Las aventuras de super inti y analfabruja

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 36 (8979 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
0

Aventuras de Súper Inti y Analfabruja
Teresa Calderón

Ilustraciones de Beatriz Concha

ALFAGUARA 1

A los duendes tutelares Alfonso y Lila. A María Luisa y Benjamín, duendes sueltos. A Verónica Rossel, hada de la Amistad. A Andrea Viu, mi gratitud.

2

Los sueños de Kalinin

—Anoche soñé con la Analfabruja. Se calzaba sus zapatones dorados y hacía chocar los tacones tresveces hasta que saltaban chispas. —Mala señal —dijo la mamá con voz preocupada cuando Kalinin habló a la hora del desayuno. Kalinin, «el niño terrible», había dicho una vez el abuelo Ponchito, porque cada vez que soñaba con la Analfabruja, algo muy malo ocurría en los días siguientes. Cuando Kalinin soñó que escapaba de la Analfabruja, de la Cordillera se desprendió un
3

alud de barro que sedeslizó por todas las calles de la ciudad, empantanando a los autos y a las bicicletas. Antes de que hubieran transcurrido seis meses, volvió a contar a la hora del desayuno que durante toda la noche la Analfabruja lo había sometido a la tortura de quitarle uno a uno los pelos de la cabeza con una pinza de pico de cuervo negro. A continuación de tan mal sueño vino una seguidilla de temblores en lazona central. Estos culminaron con un terremoto grado máximo que borró del mapa un pueblo completo al interior del valle, en las cercanías de la Cordillera de los Andes. Por eso, era comprensible que cuando Kalinin dijera: «anoche soñé con la Analfabruja», todos lo hicieran callar. —Ya, niños, tómense rápido el desayuno, que se hace tarde y no me gusta que lleguen atrasados al colegio —dijo la mamámientras corría de un lado para otro en la cocina.
4

Eso era típico de la mamá; detestaba a la gente que no respeta los horarios, porque ella había vivido en otros países donde llegar tarde a un compromiso era una falta grave de respeto y una muestra de terrible irresponsabilidad. Pero ése era el problema de la mamá, no de ella ni de su hermano, pensaba Serena. En los inviernos de tantemprano que llegaban al colegio tenían que esperar tiritando de frío a que abrieran las puertas para poder entrar. La última vez, Kalinin le había preguntado a la mamá si llegar al colegio tan adelantado no sería acaso una falta a la responsabilidad tan grave como llegar tarde. La mamá lo miró echando chispas por los ojos, pero no le dijo nada. —Y pónganse impermeable y botas, porque esta lluvia se estáponiendo feroz. Sin embargo, el colegio no aparecía en los planes de ese día, porque se desató el aguacero más impresionante de los últimos inviernos. Y no era invierno; estaba comenzando la primavera. Los papás estuvieron de acuerdo en que los niños se quedaran en la casa. A Kalinin, su mamá
5

le pidió que para no perder el tiempo escribiera una composición sobre cualquiera de sus temasfavoritos: —Pero, por favor, hijito —le rogó—, no quiero saber nada de esos superhéroes de la televisión que me tienen hasta más arriba de la coronilla. Eso lo dijo porque Kalinin pasaba todos los fines de semana y los feriados, más las vacaciones de invierno, revoloteando por todas partes vestido con su traje de Súper Inti, el héroe que tenía el poder del sol para cegar a sus enemigos. Por su parte,el papá le pidió a Serena que resolviera ecuaciones y ejercicios de matemáticas, porque en la última reunión de apoderados, la profesora jefa había dicho que Serena se estaba quedando muy atrasada. Mientras sus compañeros avanzaban en los serios problemas que presenta el álgebra y otros temas de idéntica importancia, «la señorita Serena —había señalado la profesora, marcando la palabra señorita—se ponía a leer cuentos en su hora de clases». Ahora no sólo llovía a torrentes, sino que se había desatado una ventolera de esas que se dan
6

en los países caribeños, nunca en Chile; aquí los dramas son los terremotos o las temibles inundaciones, cuando no las sequías; pero tifones y huracanes, nunca se han visto por estos lados. Cuando los papás abrieron la puerta de calle, debieron...
tracking img