Las buenas conciencias

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3441 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LAS BUENAS CONCIENCAS
En Las buenas conciencias se completa, como en un ciclo, en los grabados del pintor español que le presta el amigo Juan Manuel, Jaime reconoce la verdad escondida por el mundo que le sujeta: el daño provocado por la hipocresía; los abusos que brotan de la superstición, sobre todo la religiosa; la deshumanización oriunda de la mendicidad y la prostitución, del trabajoexcesivo y mal remunerado. Profundamente tocado por el mensaje de Goya, Jaime se encarga, él mismo, de vincular el universo revelado en los grabados con su experiencia personal:

Siempre me imagino la caricatura como algo rebelde. ¿Te acuerdas de esos dibujos de Goya que me prestaste una vez? Mi tía Asunción los descubrió en mi cuarto y puso el grito en el cielo. Dijo que cómo podía tener esos monosobscenos y horripilantes que le ponían la piel de gallina. ¿No era eso lo que quería Goya, que la gente como mi tía se sintiera ofendida?

Integrándose a Las buenas conciencias a través de una perfecta puesta en el abismo, a partir de su(s) significado(s) original(es) el idioma Universal pasa a reflejar el choque de valores originado en la confrontación entre interioridad pura y exterioridadabsoluta con símbolos que encierran la comprensión de los acontecimientos pasados y presentes de la vida del joven Ceballos.

Recostado en un pedestal y con el rostro entre los brazos, en el grabado el artista parece dormir, observado por la penetrante mirada de un lince, su mentor espiritual. Lechuzas y murciélagos (uno de ellos gigantesco y monstruoso) le rondan el cuerpo, mientras que, por sobresu cabeza, brilla un medio círculo de luz, fuente de la verdad. Como en los demás grabados de la serie, el murciélago (al igual que el asno) y la lechuza simbolizan respectivamente, para Goya, la ignorancia y la perversión en la educación. Se observan aún que el murciélago, en cuanto ser impuro y maldito, también simboliza la idolatría, confundiéndose, en su forma casi andrógina, con las imágenesdemoníacas: un ser definitivamente detenido en una fase de su evolución ascendente, pájaro frustrado por la realización de un mal vuelo. En el contexto moral del cristianismo, la lechuza perdería su clásico estatuto de símbolo de la sabiduría (debido a su capacidad para discernir en medio a la oscuridad), pasando a encarnar un sin número de atributos negativos, desde tristeza y soledad hastafracaso y ruina, presentándosenos igualmente como símbolo del crecimiento.

Acosado por las tinieblas que envuelven y amparan su familia y la sociedad católico-burguesa de Guanajuato, en la pesadilla del entresueño Jaime experimenta la desgarradora lucha interior que en el idioma Universal traba el artista contra los símbolos de la falsedad moral y del prejuicio. Le toca a Asunción sellar eldestino del sobrino, a quien busca retener en una infancia enajenada y estacionaria, tan inalterable cuanto su propio luto.

las reiteradas palabras de Asunción -“-Que nunca crezca mi niño...” manifiestan la misma fuerza nefasta y paralizante simbolizada en los animales nocturnos del grabado de Goya.

Como la Jacinta concebida por Pérez Galdós, la tía del joven Ceballos padece una constanteexasperación de los sentidos. Sin embargo, diversamente de la joven española, que exorciza sus ansias a través de lo onírico18, Asunción padece sus males conscientemente, en la árida realidad del cotidiano. Aunque no comparta el mismo destino trágico de Norma Larragoiti y Mercedes Zamacona, la tía de Jaime representa una especie de síntesis de ambas: de la primera encarna, en parte, la afectación y lahipocresía características de su clase social; de la segunda hereda el resentimiento, fruto de una sensualidad truncada. La esterilidad de Barcácel, por él encubierta (sospecha que se confirmaría con el paso de los años), transforma al fin en “violencia interna, concentrada y primitiva” la inocencia que “en un relación normal hubiese sido sexualidad corriente, sin relieves”. Al rechazar el...
tracking img