Las confesiones de un pequeño filosofo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (500 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las confesiones de un pequeño filósofo
Inquieto, me levanto y abro el balcón. La brisa de la madrugada entra en una larga inspiración refrescadora. Iodo calla. Arriba, en el cielo, brillaparpadeante el lucero de la mañana, Los amplios bancales, las montañas pobladas de pinos, los vastos olivares que bajan hacia la laguna escalonados, son una negra mancha. En la lejanía, por encima del fosco sonuna negra mancha. En la lejanía, por encima del fosco recorte de una loma, el cielo palidece. Un canino que se pierde en la negrura blanquea. Todo calla. Incesante, tembloroso, llega de losenfoscados parrales el susurro de una fuente. Un gallo,, casi imperceptible, continuado, cacarea, en lo hondo; se oye una lejana canción trémula, recortada. La palidez del cielo se acentúa en tenue claridad;tíñese el horizonte de suaves tonos verdes, violetas, rojos. Las negras copas de los olivos resaltan en el fondo blanquecino de la tierra. Distintos, los caminos serpentean a lo lejos Enfrente, bajocopudo árbol, una mancha gris se agita, temblotea, hace ruido de cadenas. El día llega radiante. Cacarean, pausados, alternados, los gallos. Enciéndese en vivo carmín el horizonte. Divísanse losolivares, los almendros retorcidos, los anchos y entrelazados pámpanos de las vides, los distantes pinares Allá abajo, tras grandes Allá abajo, tras grandes cuadros de viña y extensos términos de barbecho, enel fondo del collado la laguna se extiende silenciosa y blanca. Es de día. Una puerta se abre : salen labriegos tosiendo, carraspeando. 2 septiembre. Al anochecer, mientras yo cenaba, lo ha dichosentenciosamente el mayoral: Palmeres per baix, señal d'aigüa. Señal de agua... Por Occidente asoma un nubarrón, formidable, inmenso, amenazador. Cúbrese la luna: queda el suelo en sombras temerosas. Yen el aire flota la vaga calma, el reposo profundo de la tormenta que se allega. En la casa duerme la gente; en los bancales entona la menuda fauna el coro inmenso de sus cantos Resuena a lo lejos,...
tracking img