Las cuatro partes del mundo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3561 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
reseñas

Serge Gruzinski. Les quatre parties du monde. Histoire d’une mondialisation.
Paris: Éditions de La Martinière, 2004. 479 páginas.

Serge Gruzinski es un historiador reconocido en Europa, en Estados Unidos y en América Hispana por la calidad de sus trabajos, por su carácter innovador, por la originalidad de los problemas que se plantea, por la forma concreta de presentarlos y por lamanera como documenta cada una de sus afirmaciones, a través de un trabajo de archivo exhaustivo, hasta donde es posible, en función del argumento de que se trate.* Puede decirse sin vacilar que, con cada nueva obra de Gruzinski, el análisis histórico vuelve a dotarse de ese carácter de saber empírico, de perspectiva analítica que lo caracteriza en sus mejores representantes, y se aleja porcompleto de su reducción a una simple práctica notarial (la simple copia de documentos), aunque también de toda especulación abstracta, que conduce a que el análisis histórico rompa sus relaciones con ese mundo empírico que constituye el límite de cada una de sus afirmaciones, cuando el oficio se ejerce en un marco de “ciencia controlada”. Gruzinski publicó en el año 2004 la que hasta el presente es —enmi opinión— una de sus más portentosas obras, no solo por el esfuerzo de síntesis que representa y por el conocimiento enciclopédico que el autor muestra sobre la historia social y cultural de buena parte del mundo en los siglos xv-xviii, sino por la forma como esta obra desafía muchas de las prácticas normales de los historiadores “de los dos lados del Atlántico”. Hemos esperado por bastantetiempo la traducción de esta obra al castellano —en general, ha sido el fce el responsable de esas traducciones—, pero hasta el presente no hemos encontrado ningún anuncio al respecto, razón por la cual vamos a referirnos a la edición francesa.** Les quatre parties du monde es el primer intento que conozco por mostrar el carácter casi universal de la monarquía católica (1580-1640) y el significadoque ese temprano proceso de “globalización” tuvo, por lo menos, para cuatro continentes. La afirmación puede parecer retórica o simple desinformación, pues, de Fernand Braudel y John Elliot a muchos de los intentos ingleses recientes de escribir libros en la perspectiva de una Global History (a lo que habría que

[339]

*

**

Las informaciones biográficas y el listado de las obras de SergeGruzinski son fáciles de encontrar a través de la web. Un perfil biográfico reciente puede verse en la página del Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA), de Lima. Informaciones sobre su actividad docente se encuentran en la página de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales, París, desde donde el interesado puede pasar a Nuevos Mundos / Mundos Nuevos, la revista electrónica queanima Gruzinski, junto con un grupo destacado de “americanistas”. La edición de La Martinière tiene el encanto de un verdadero objeto de arte, pero hay una edición de menor costo, sin ilustraciones, en Points/Essais, del año 2006.

a n ua r io c ol om bi a no de h ist or i a s o ci a l y de l a cu lt u r a

*

Vol . 36 , n.º 1

*

2009

*

i s s n 012 0 -2 456

reseñas

[340]sumar el Orbe Indiano de David Brading), habría muchas obras que incluir en el inventario. Sin embargo, la diferencia y el avance parecen encontrarse en el enfoque con el que Gruzinski aborda los problemas. Digamos, ante todo, que no se trata simplemente de identificar redes transcontinentales —y mucho menos redes limitadas a la actividad comercial y que, como producto derivado, hubieran podidointroducir cambios sociales y culturales—, aunque tales redes y puntos de conexión efectivamente se localizan de manera muy precisa en el trabajo. Agreguemos que no se trata tampoco de seguir la política de escala casi planetaria de un soberano español, dentro de los límites de una monarquía cuya extensión no ha sido superada ni antes ni después, y en la que tal vez sí resultaba cierto que el “sol no...
tracking img