Las dos caras de somorrostro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2433 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Elisenda Alonso Ferrer
MEDEA (Grupo 301)






[pic]
“Barraques del Somorrostro a la Barceloneta”, Barcelona, 1930
Josep Brangulí i Soler ©




LAS DOS CARAS DE SOMORROSTRO

De barrio de barracas a reclamo turístico







Durante la visita a la exposición “Brangulí. Barcelona 1909-1945” en el CCCB (Centre de Cultura Contemporània de Barcelona), reparo en una imagende la playa de Somorrostro del año 1930 que ilustra varias barracas literalmente construidas en la orilla del mar. El estudio sobre este fenómeno manifiesta la falta de previsión y de gestión de la administración, así como sus esfuerzos por esconder la memoria de la zona que no recupera su nombre hasta marzo de 2011, 45 años después del derribo de la última barraca. Para entender esta falta deactuación por parte de las instituciones públicas es necesario tener en consideración tanto la negativa influencia de los giros políticos dentro del territorio español, que veremos más adelante, como los dramáticos acontecimientos internacionales durante la etapa de entreguerras.

Breve biografía del autor de la imagen
Josep Brangulí i Soler (1879-1945) documentó a través del objetivo de su cámarafotográfica grandes acontecimientos de la Barcelona de principios del siglo xx como la apertura de la Via Laietana, la construcción del metro de Barcelona, la Semana Trágica, así como imágenes que captaba de la vida cotidiana. Conducido por su afición fotoperiodística, llega a la playa de Somorrostro donde se ha levantado una comunidad de barracas que acoge principalmente a la masiva llegada demano de obra, inmigrados atraídos por el crecimiento acelerado de Barcelona debido a la reciente industrialización y a las obras del proyecto urbanístico que abrirá la ciudad al mundo, la Exposición Universal de 1929.

Los inicios de Somorrostro
El primer documento que hace alusión a Somorrostro se refiere a un permiso de obras industriales del año 1879, que todavía se conserva en el ArchivoHistórico de Sant Martí de Provençals. Tres años más tarde de nuevo se le menciona en un estudio demográfico realizado sobre la ciudad de Barcelona, aunque no refleja ningún dato directo sobre las viviendas que ya entonces existían en ese lugar. El mismo año, 1882, una noticia publicada en el Diario de Barcelona, haciendo referencia a un suceso ocurrido en la zona, sugiere que el emplazamientocomenzaba a ser popular. En 1887 el Ayuntamiento de Barcelona emite un edicto en el que aparece el nombre de Somorrostro sin que ello suponga su oficialidad, pues no lo reconocía como tal, tan sólo lo citaba como un punto de referencia común. En 1905 era reconocido oficialmente por el Ayuntamiento como “barriada” con un registro de 63 barracas.


Somorrostro está ubicado en el litoral barcelonés,acotado por la Barceloneta, el Bogatell, el antiguo Hospital de Infecciosos (actual Hospital del Mar), la fábrica de Gas del Arenal, y el mar. Los primeros habitantes que ocuparon este enclave construyeron sus barracas formando una hilera que, a su vez, se apoyaba sobre un pequeño cerro creado por los escombros industriales que eran arrojados a la playa. Con el paso de los años se formó una segundahilera que impedía ver el mar a los que vivían allí con anterioridad. Las cifras continuaron en aumento con cada oleada de inmigrantes, llegando a contabilizarse en el año 1932 entre 1.200 y 1.500 personas, sin que las Administraciones hicieran nada por paliar la situación:

El Somorrostro devia néixer com tants altres barris miserables de Barcelona. Marginats, immigrats que no poden de momentaccedir a un pis, aixequen llur habitatge precari a la platja, i el nucli inicial va estenent-se a mesura que les autoritats no troben o no volen trobar solució a la manca de vivendes barates per als immigrats.[1]

La Barcelona de entreguerras
En el marco histórico de los años de entreguerras (1914-1950), la ciudad de Barcelona se encontraba en una compleja paradoja. Por un lado, vivía una...
tracking img