Las fanr se levantan en sonora

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5714 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
BALACERA EN EL POBLADO LÁZARO CÁRDENAS

-¡Ríndanse! ¡Están rodeados!– Y una descarga de balazos acompañó al grito.
Sacudido por los impactos y entre estertores de muerte, el cuerpo del profesor José Luis Beltrán Vega, cayó al suelo, salpicando con su sangre un nacido de quelites y huachaporis. Uno de sus brazos golpeó contra la hornilla derribando la cafetera de peltre, y humeante mezclade sangre y café se derramó sobre un manojo de leña de mezquite.
La granizada de plomo formó una constelación de agujeros en la rústica puerta y las ventanas, por donde los primeros rayos matinales asomaron, iluminando una atmósfera de astillas de madera reseca y terrones de adobe.
En el interior, tres hombres se abalanzaron sobre sus armas, buscando cada uno un punto para repeler la agresión.El estruendo despertó a un cuarto joven que todavía dormía envuelto en una colchoneta.
El profesor Miguel Duarte López, “Mike”, ágil e intrépido, atisbó por una rendija de la puerta, hasta que otra descarga de balazos lo obligó a cubrirse tras el muro.
-Parece que son dos -murmuró en voz baja-, está uno tras el árbol del frente y hay otro a la derecha de la casa. Creo que están solos,porque sólo se escucha el bramido de dos armas; pero tenemos que irnos. Pronto, esto va a estar hirviendo de guaruras.
Piel blanca rojiza, cabello rubio, espeso bigote de color dorado y una mirada intensa y penetrante; nariz pequeña, dentadura prominente, gesto austero, voz grave pero bien modulada, aunque denotando un acento norteño, entre sonorense y sinaloense; cuerpo atlético y delgado en unaestatura no mayor a 1.67 metros, personalidad decidida e imponente. Solía vestir con pantalón de mezclilla, camisa de caqui o blanca con hombreras y botines mineros. Así era el profesor Duarte a sus 31 años de edad.
Aprovechando la escasa visión de su rendija, Duarte apuntó hacia uno de los agresores con una arma automática M1, pero no dio en el blanco.
-Ríndanse. No tienen escapatoria–volvió a gruñir la misma voz.
Desde el ángulo de una de las ventanas ya destrozadas, Leroy Díaz Sánchez apuntó con su fusil 30.06 largo, y disparó. El impacto sólo arrancó unas astillas de la corteza del mezquite donde se protegía uno de los policías. Afinó la mira y serenamente volvió a disparar. Un alarido de dolor se escuchó en el exterior.
-¡Ahora! –grito Duarte López.
Los cuatromoradores de la vivienda, salieron precipitadamente y accionando sus armas, tratando de escapar, aprovechando el desconcierto causado en sus agresores.
En ese momento, por la calle del frente llegaba un vehículo militar y una unidad policiaca, incrementando el poder de fuego contra los cuatro rebeldes.
Felipe Pacheco Aragón encendió un cartucho de dinamita y lo arrojó contra los agresores. Losotros tres jóvenes disparaban con sus armas, tratando de crear un abanico defensivo para tomar la calle y ganar el monte.
Los agresores parapetados tras el vehículo dispararon y el cuerpo de Felipe, escudo humano que protegía a sus compañeros, se derrumbó aparatosamente.
La vivienda donde permanecían ocultos aquellos cuatro jóvenes desde la noche anterior, estaba ubicada en una esquina, alsuroeste del poblado ejidal Lázaro Cárdenas “Moscobampo”, ubicado al norte de Empalme, por el camino de La Misa, en la región centro-sur de Sonora.
De los cuatro combatientes, tres habían logrado tomar la calle y correr hacia el norte, donde, después de cruzar un camino de terracería empezaba un tupido monte de mezquites, matorrales, pitayos, palo verdes, garambullos y sahuaros, donde había másposibilidades de escapar que dentro del poblado.
Felipe quedó tendido en un charco de sangre, a unos metros del cadáver de José Luis.
Tras los tres jóvenes que escapaban, aunque con la distancia que impone el miedo, soldados y policías los perseguían disparando esporádicamente. Al cruzar un cerco de alambre de púas a la orilla del poblado, Leroy sintió como un chorro de agua hirviendo que le...
tracking img