Las fortalezas liberadoras

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 30 (7411 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 31 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las fortalezas liberadoras: libres para liberar (Libertad, paz, activismo concientización, y resiliencia) R. Esteban Montilla, Ph.D. Este cuento de la India ilustra el anhelo que tienen los seres vivos de existir en libertad. Érase una vez un loro que vivía en una jaula grande y hermosa. Había sido comprado en un mercado persa por un comerciante de Cachemira que pensó que sería un buen regalopara sus hijos. Efectivamente, el loro era muy querido y admirado por toda la familia. Todos ellos hablaban de su belleza, inteligencia y picardía. Sin embargo, el loro no era feliz en tanto estaba lejos de los suyos y se sentía prisionero. El loro les explicaba a los miembros de la familia de la tristeza y la melancolía que experimentaba, pero, éstos no le escuchaban su pesar. Para animarlo letraían juguetes raros, manjares excelentes, le acariciaban y le aturdían con palabras lindas, pero nadie le abría la jaula. Él, consistentemente, pensaba en la manera de cómo liberarse y salir de allí. En la misma casa había un joven adolescente quien era un criado que también habían traído de un campo para que trabajara allí con esta familia de Cachemira. Este joven estaba en la misma condición deprisión razonó el loro y puede entenderme mejor. De manera que se le ocurrió pedirle al joven un gran favor y cuidadosamente le susurró: ahora cuando vayas a Persia con el amo te ruego que pasees al bosque y cuéntales a los míos de la situación en la cual estoy. Háblales de mi tristeza, descríbeles mi jaula y pídeles consejo. A la vuelta, prométeme que me dirás su respuesta, cualquiera que ésta sea.El adolescente le aseguró que así lo haría y, también, aprovechó para comentarle al loro acerca de su anhelo por enviar y recibir noticias de sus familiares. El joven salió con su amo y el resto del grupo. Era un viaje largo, pero, de mucha alegría para este adolescente porque era su primer viaje, estaba emocionado por la oportunidad de conocer otros mundos y, también, por admirar la belleza deesos lugares. Al llegar, pudo disfrutar de las bondades de ese nuevo país pero no se le olvidó la promesa que le había hecho al loro. En cuanto pudo se fue al bosque, levantó su cabeza hacia la cimas de los árboles y el arco iris de plumas, contó las desgracias del hermano lejano e intentó comprender los consejos que los suyos podían darle. Al terminar de contarles el joven se sorprendió al ver quetres loros cayeron muertos y se dijo para sí mismo. De seguro la pena y la emoción han matado a estos loros ancianos sin poder darme ningún consejo para mi amigo el loro de la casa de mi amo. A su regreso a Persia el adolescente le contó al loro que había ido al bosque y le había contado su situación a sus familiares pero que él estaba muy triste porque al terminar de contarles tu tristeza ydesgracia tres loros cayeron muertos a mis pies. El loro le preguntó ¿Cómo se murieron? Bueno, le respondió el joven, al terminar mi historia les pedí que si tenían algún consejo para ti y, en ese momento, cayeron muertos al suelo. Es por esto que no te enviaron ningún consejo. Sin embargo, el loro le dijo ¡Muchísimas gracias! Veo que cumpliste escrupulosamente con la misión. ¡No te desanimes, ama lalibertad y la libertad te amará!
Las fortalezas liberadoras. Libres para liberar. R. Esteban Montilla, Ph.D. Julio de 2010. rmontilla@stmarytx.edu Página 1 de 14

Al salir el joven de la sala el loro cayó sobre su pecho, pico abierto, los ojos cerrados y las patas replegadas sobre su vientre tricolor. Luego uno de los hijos notó la situación del loro y llamó al resto de la familia. El papá sacóel loro de la jaula, le puso agua en su pico y le sopló sobre sus plumas pero éste seguía sin vestigios de vida. Entonces el hombre, llorando junto al resto de la familia, lo depositó sobre un montón de hojas dispuestas para ser quemadas, mientras murmuraba una oración fuerte. Apenas había tocado el loro las hojas cuando, en el mismo instante en que las manos se abrieron, batió las alas y salió...
tracking img