Las guerras ambientales

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1975 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 29 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
DESASTRES AMBIENTALES: CONTAMINACIÓN |
DESASTRES AMBIENTALES: EL ALTO PRECIO DE LOS CONFLICTOS

Una guerra no es sólo una catástrofe humana, es también una “desgracia” ecológica: bosques y cursos de agua destruidos, aire contaminado, tierra envenenada.
La mires por donde la mires, la des vuelta de cualquier forma, la guerra siempre es algo terrible. Incluso hablar de ello o escribir, eneste caso, no es fácil. Ya que la guerra toca los nervios al descubierto de todos, de los pacifistas, de los militaristas y de los indecisos.
Hablar como se quiere hacer en estas páginas, es decir en términos “ambientales”, es todavía más arduo. Claro, cuando se piensa en una guerra el último pensamiento es, evidentemente, el ambiente. Al buscar informaciones al respecto, incluso de quienes seocupan de este aspecto escabroso de los conflictos, han llegado las retóricas morales buenas para cualquier contrayente. Sobre este aspecto de las guerras – su devastador impacto en el Planeta y no solo sobre los humanos – casi nadie se compromete. Una prudencia que parece más de apariencia.
La premisa es que cada guerra es una guerra civil y no trae demasiados beneficios ni siquiera a quien la gana.Es antieconómica incluso para la honestidad intelectual de los más convencidos partidarios de las razones de la fuerza bruta; también cuesta cuando no se hace, porque “mantenerse preparados”, invertir en la industria bélica, significa hacer pagar un montón de dinero a los contribuyentes, también a los pacifistas, precisamente como hace Italia, que a pesar de la grave crisis económica, inviertealgo así como 15 millones de euros en armamentos.
Luego, no hace falta ni siquiera decirlo, un conflicto deja un irreversible arrastre de muerte, que difícilmente justifica la elección – aunque individual – si se toma conciencia de que bajo esos cascos y dentro de esos borceguíes, dentro de esas casas, hay hombres y mujeres, personas con sus historias y existencias.
En cambio, lo que se quierehacer en estas líneas, es mirar las guerras, desde otro ángulo, más incómodo y sólo aparentemente, más cínico. No queremos hablar del impacto que la guerra tiene sobre las poblaciones afectadas, o sobre los militares que combaten en ella: queremos ocuparnos de otro aspecto, y para hacerlo tenemos que dejar a un lado, momentáneamente, cualquier consideración de tipo ético.
Los efectos de unconflicto no cesan con el fin del conflicto mismo; su eco es mucho más duradero, ya sea a nivel económico y social o ambiental. De hecho, sin querer pasar por encima de los horrores humanos, una guerra se paga, hoy más que nunca, también desde el punto de vista del ambiente. Pero tenemos que recordar que un costo ambiental es siempre además un costo económico. Por lo tanto cada guerra no es solo unacatástrofe humana y un enorme drenaje de dinero, sino también un desastre ecológico: bosques y cursos de agua destruidos, aire contaminado, tierra envenenada, hábitats devastados. He aquí lo que es una guerra, más allá del irreversible luto de la humana pietas.
Entonces aquí el punto de partida es que una guerra nunca conviene, bajo ningún punto de vista, ni mucho menos el económico/ambiental, acausa de los exponenciales costos del ir a la guerra y de los igualmente astronómicos de la reconstrucción. Los últimos, los contemporáneos, aquellos de los cuales el recuerdo está muy fresco, han tenido un único objetivo real, pero también un único motor: el petróleo.
Sin petróleo no se mueven las economías, pero tampoco se mueven los medios militares, no andan los tanques de guerra, no vuelan loshelicópteros, no despegan los aviones. ¿Pero cuánto necesitan? Mucho, muchísimo, porque son grandes y poderosos, porque son muchos y porque las guerras duran mucho tiempo. Sin embargo, entender cuánto petróleo nos cuestan las guerras por el petróleo, no es fácil.
Es muy difícil hacer consideraciones con datos en la mano; pero podemos acercarnos por estimación.
Hace algunos años lo intentó...
tracking img