Las guerras púnicas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3540 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de diciembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las Guerras Púnicas

Si buceamos en la mitología para rastrear los orígenes de la enemistad entre Roma y Cartago, debemos retroceder “más de quinientos años antes de naciese Anibal” . Según la leyenda, Eneas, llegó a las costas de ciudad de Kart Hadasht, conocida hoy como Cartago. La reina de la ciudad llamada Dido, se enamoró de él y consumaron su amor.
Pero Eneas recibió la visita deMercurio, mensajero de los dioses, y le recordó que su destino se encontraba en Italia y que, por tanto, debía abandonar a la reina cartaginesa.
Eneas no encontró valor para despedirse y se dio a la mar. Dido, afligida, ordenó a su hermana que hiciese una pira con todas las posesiones que el troyano había dejado durante su huida, se arrojó a las llamas y murió. Sus últimas palabras fueron unamaldición para Eneas y sus descen-dientes:

¡Éstas son mis plegarias y éste mi último deseo;
y vosotros, mis cartagineses, deberéis cumplir todas estas maldiciones.
Proclamo odio y guerras perpetuas
Contra este príncipe, su pueblo y su nombre...
Que nuestras armas, nuestros mares, nuestras playas, se opongan a las
de ellos;
Y el mismo odio se transmita a todos nuestros descendientes!Virgilio, Eneida,Libro IV

La Primera Guerra Púnica 264-241 a.C.

Si nos atenemos a los hechos históricos, podemos decir que el desencadenante de la primera guerra púnica se encuentra en las continuas luchas por la posesión de la isla de Sicilia.
Roma y Cartago mantenían estrechas relaciones comerciales relaciones, que incluso se tras-forman en alianza militar cuando los intereses deambas son amenazados en el año 280 a.C., cuando el rey Pirro de Epiro cruza el mar Adriático al frente de un ejército, rumbo a Italia primero y a Sicilia después, con la intención de conquista.
En el transcurso del conflicto, y para evitar que Pirro invadiese Sicilia, los cartagineses ponen su flota a disposición de los romanos y les suministran grano y material bélico. Pero esta relación se irádeteriorando cuando Roma, tras conquistar Tarento y expulsar a Pirro, consigue implantar su señorío en toda Italia.
Es aquí cuando Roma comenzó a ser recelada por los pueblos de aquel tiempo. Egipto entró en relaciones diplomáticas en el año 273 a. C.; y las ligas y comunidades libres griegas empezaron a considerarla como un posible aliado, para sus disputas internas, o para reforzar a losgriegos oc-cidentales en su lucha contra los piratas ilíricos.
Cartago, con sus intereses políticos y comerciales en el Mediterráneo occidental, debió poner más que atención al nuevo actor internacional, mientras que confiaba en que su propio comercio no sufriría menoscabo porque Roma, no era un gran imperio marítimo en los siglos V y IV a. C.
Pero cuando Roma tomó todos los puertos delsur de Italia y los intereses de Nápoles y Tarento, rivales de Cartago, pasaron a ser intereses romanos, la situación cambió por completo.
Cartago comprendió que Roma se vería obligada a tomar parte de los asuntos sicilianos y a apoyar a los griegos de Sicilia en su lucha secular contra los cartagineses. Sobre todo si se tiene en cuenta que Roma mantenía una alianza con Mesana, rival deCartago.
En el año 264 a.C. la isla se encontraba dividida entre cartagineses, siracusanos y samnitas. Estos, que habían tomado Mesana en el 289 y adoptaron el nombre de mamertinos, vivían del pillaje de las ciudades griegas de su vecindad.
Para poner fin a estos actos de vandalismo, Hierón puso sitio a Mesina. Parte de sus habitantes pidieron ayuda a Cartago, quien recibió con agrado laoportunidad de ocupar la ciudad y envió un contingente de tropas. Es que Cartago, necesitaba imperiosamente establecerse en el estrecho de Mesina, lo más cerca posible de su enemiga Siracusa.
Pero otra parte de los mamertinos buscó el auxilio de Roma, cuyo Senado comprendía que esta ayuda significaría la guerra con Cartago. Es que si Cartago controlaba el estrecho, los intereses vitales de Roma se...
tracking img