Las Imágenes En Nuestras Mentes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 6 (1467 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 9 de marzo de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las Imágenes en Nuestras Mentes
Walter Lippman
En Public Opinion,
©The Macmillan Co. 1922

Existe una isla en el océano donde en 1914 vivían unos pocos ingleses, franceses y alemanes. El cable no llega a ésta isla y el vapor de correo inglés arriba apenas uno de sesenta días. En septiembre no había hecho su aparición, y los isleños aun hablaban del último periódico que narraba del juiciopróximo de Madame Caillaux por haberle disparado a Gastón Calmette. Fue así, con más avidez de la acostumbrada, que toda la colonia fue congregándose en el embarcadero aquel día a mediados de septiembre a escuchar de boca del Capitán cual había sido el veredicto. Entonces se enteraron que hacía más de seis semanas ya, que aquellos que eran ingleses y aquellos que eran franceses habían estadopeleando a favor de la santidad de los tratados en contra de aquellos de ellos que eran alemanes. Durante seis extrañas semanas habían estado actuando como si fueran amigos, cuando en verdad eran enemigos.

Pero su peculiar situación no era muy distinta al de la mayor parte de la población de Europa. Habían estado equivocados por seis semanas, en el Continente lo habrían estado por unos seisdías o seis horas. Existía un intervalo. Existió un momento en el que la imagen de Europa sobre la cual se hacían los negocios cotidianos, no correspondía de manera alguna a la Europa que se aprestaba a hacer un revoltijo de sus vidas. Hubo una porción de tiempo durante el cual cada hombre se ajustó a un ambiente que ya no existía. En todas partes del mundo, tan tarde como el 25 de julio,los hombres manufacturaban bienes que jamás podrían comerciar, se planearon carreras, contemplaron empresas, expectativas y se entretuvieron esperanzas, todas en la creencia de que el mundo que conocían era el mundo, tal cual. Los hombres escribían libros describiendo ese mundo. Ellos confiaban en la imagen en sus mentes. Unos cuatro años después, un jueves en la mañana, llegó la noticia delarmisticio y todos dieron rienda suelta al inexpresable alivio de que la matanza había terminado. Sin embargo, cinco días antes de que se celebrara el armisticio, y a pesar de que ya se había celebrado el final de la guerra, varios miles de jóvenes murieron en los campos de batalla.

Al mirar al pasado nos damos cuenta que conocemos el medioambiente en el cual vivimos solo de manera indirecta.Vemos a las noticias que de él nos llegan algunas veces rápidamente, otras lentamente, y aquellas que nosotros creemos e interpretamos como figuras correctas, las tratamos como al medioambiente en sí. Es más difícil recordar esto en cuanto a creencias sobre las que actuamos en el momento, pero al observar otras gentes y épocas presumimos de lo fácil que es ver cuando ellos se comportaban con todaseriedad respecto a los ridículos retratos que poseían del mundo. Divertidos, insistimos en nuestra superior retrospección, que el mundo como debieron conocerlo y el mundo como lo conocieron resultaban ser cosas muy contradictorias. Observamos además, que mientras ellos gobernaban y combatían, comerciaban y reformaban en un mundo como lo imaginaban, producían resultados, o fracasabanhaciendolo en el mundo real. Zarparon rumbo a las Indias y arribaron a América. Sentenciaron maleficios y ahorcaron a ancianas. Creyeron que se harían ricos vendiendo siempre y comprando nunca. El Califa, obedeciendo lo que pensaba era la Voluntad de Alá, prendió fuego a la biblioteca de Alejandría.


El único sentimiento que podemos tener a cerca de un evento que no experimentamos es el sentimientoque promueve la imagen de ese evento. Por consiguiente, hasta que no sepamos lo que otros piensan, no podremos verdaderamente comprender sus acciones. He visto una niña, que creció en un pueblo minero de Pennsylvania, caer de repente de un estado de alegría en un ataque de angustia al ver que una ráfaga de viento fisuraba el vidrio de una ventana. Me parecía incomprensible que se mantuviera...
tracking img