Las llaves del poder

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1527 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las llaves del poder
Rey Gervasio era un hombre mayor y se encontraba enfermo. Sufría una penosa y larga enfermedad.
Durante todo su reinado, había sido un rey próspero. Su pueblo había vivido feliz, se había autoabastecido, y él había reinado con justicia, equidad y sobre todo con armonía.
Los últimos años no habían sido tan felices para Gervasio y su reino. Enfermo y débil, sus fuerzasflaqueaban y su autoridad también. Sus tierras eran cada vez menos, su pueblo cada vez más pobre y la paz empezaba a desdibujarse en continuas disputas.
Gervasio había vivido toda su vida en el palacio y desde niño sabía por sus antepasados que existía en el sótano un cofre con cuatro llaves muy poderosas que abrían las puertas que uno quisiera. El rey jamás había hecho uso de ellas, dado que, comosu reinado había sido muy exitoso, no le había hecho falta pedir nunca nada, ni conquistar otros lugares abriendo nuevas puertas.
Sabiendo que sus tiempos y sus fuerzas se acababan, decidió que era momento de hacer uso de aquellas llaves que durante tanto tiempo habían dormido en un arcón.
Convocó a sus caballeros, los reunió alrededor de una gran mesa tallada en madera y colocó el arcón enel medio de la mesa. Les explicó que el reino debía buscar nuevos rumbos, detalló las pérdidas sufridas en todos sus años de enfermedad e hizo hincapié en la necesidad de hermanarse con reinos vecinos, y beneficiarse unos a otros. – Conquistaremos cuanto pueblo encontremos a nuestro paso – Gritó entusiasmado uno de los caballeros llamado Galo. – No se trata de conquistar a nadie. Se trata dehermanar, de ayudarnos unos a otros, nuestras tierras todavía no están tan deterioradas como para no ofrecerlas para que otros las trabajen también. Debemos unirnos a otros para subsistir ¿Se entiende? – preguntó preocupado Gervasio. – ¿No someteremos? ¿No dominaremos? – Preguntó Yaco sorprendido. – Nada de eso, se trata de intentar entrar a cada pueblo por la mejor puerta, por eso he traído estasllaves que jamás han sido usadas. Ellas tienen poderes que ni aún yo termino de conocer. Bien utilizadas, les abrirán todas las puertas, podremos pedir ayuda y ofrecerla y así beneficiarnos todos y salvar al reino de la ruina.
Las llaves eran cuatro, los caballeros también y cuatro los puntos cardinales. El rey abrió el cofre y entregó a cada uno una llave las que, sólo en apariencia, eraniguales. – Hagan un buen uso de ellas y todos saldremos beneficiados – dijo el rey y se retiró a sus aposentos. Cada caballero tomó una llave, montó su caballo y se dirigió a un punto cardinal diferente.
En aquellas épocas los pueblos tenían enormes puertas en sus entradas, a las cuales sólo los habitantes o visitantes ilustres accedían. Si bien había muchos accesos, las puertas en esos tiempossignificaban mucho más que ahora. Eran puertas grandes, simbólicas quizás, pero muy respetadas.
El flujo comercial del pueblo giraba en torno a esa gran entrada, donde abundaban tiendas, vendedores ambulantes y hasta bufones callejeros.
Galo tomó el rumbo norte con su gran llave en la mochila. Su afán de conquista era tal que no tuvo en cuenta las palabras del rey. Entró a cada uno de los pueblosque se encontraban en esa dirección con la misma actitud, la de conquistar a toda costa y someter al pueblo en cuestión.
Si bien se suponía que la llave abriría cualquier puerta, no fue lo que le ocurrió a Galo. La actitud violenta con la que encaró a cada persona y con la que intentó forzar cada puerta, no tuvo respuesta. No fue bien recibido y ninguna de todas las puertas que forzó se pudoabrir. Entre más gritaba y forcejeaba con cada puerta, menos encajaba la llave. Sumada a la reacción adversa de la gente que no entendía la actitud de Galo, tuvo que retirarse sin haber podido cumplir lo solicitado por Gervasio.
Volvió al palacio con una gran sensación de fracaso.
Yaco se dirigió hacia el Este, también montado en su caballo y con la llave entre sus ropajes. Era altanero y...
tracking img