Las muertes de don quijote

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2440 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las muertes de don Quijote
Por: Camilo Andrés Madrid Montoya

La muerte de don Quijote es un fenómeno que se desarrolla gradualmente durante la obra y no solo en la segunda parte, sino también en la primera; algunos investigadores coinciden en decir que son varias las muertes del caballero y que probablemente son premeditadas por Cervantes para darle un mayor realismo a su obra:
“Cervantessiempre pensó hacer morir a su protagonista, incluso antes de la aparición del falso Quijote de Avellaneda. La muerte de Don Quijote está rodeada de un realismo tan profundo que a veces adquiere un tono grave. Su muerte parece más real que el personaje mismo, logrando con ello que el personaje se revista de una convincente y nueva capa de realismo. El lector queda satisfecho y convencido de lamuerte real de este personaje de ficción. Como en el episodio de la cueva de Montesinos, la muerte de Don Quijote agrega un nivel más a lo real dentro de la ficción, haciendo que Don Quijote se convierta, aún más, en un personaje extraordinariamente humanizado, extraordinariamente verosímil, o sea inmortal”.
¿Pero por qué Cervantes siempre quiso hacer morir a su protagonista? La verdad tal veznunca lo sabremos; aún así es muy precisa la idea anterior, la cual plantea que Cervantes lo hace para que su personaje adquiera un mayor realismo ya que, viéndolo bien, hace que el lector se convenza aún más de que está tratando con un personaje real, lo cual lleva, a que finalmente, éste termine por humanizar y creer en un personaje de ficción.
A continuación veremos algunos aportes delinvestigador A.G. Lo Ré sobre las muertes de don Quijote en su libro "The Three deaths of Don Quixote: Comments in Favor of the Romantic Critical Approach"
“La primera, ocurrida en la primera parte de la novela (capítulo 52) cuando Don Quijote es llevado en una jaula hasta su casa y tendido en su cama al cuidado de la sobrina y el ama de llaves. En este capítulo se encuentra una caja que contienepergaminos escritos en letras góticas y que mencionan la sepultura del Quijote describiendo los elogios y epitafios que aparecen en ella. Pero la historia no está completa y el autor continúa la narración pidiéndole a los lectores que no le den crédito a semejantes habladurías. Esta es la primera muerte que en el texto sufre Don Quijote.
Nuestro crítico señala en su trabajo crítico que la segundamuerte de Don Quijote viene dada al comienzo de la Segunda Parte (capítulo 24). Después de las bodas de Camacho, viene el episodio de la cueva de Montesinos. El autor del texto, supuestamente Cide Hamete, declara que "(...) se tiene por cierto que al tiempo de su fin y muerte (la de Don Quijote) dicen que se retrató de ella (...)"
La tercera muerte del Quijote es la verdadera, la que transcurre enel capítulo 74 de la Segunda Parte. Según Lo Ré, Cervantes debió enterarse de la publicación del plagio del Quijote por Alonso Fernández de Avellaneda cuando escribía el capítulo 57 de la Segunda parte (a estas conclusiones llega el crítico al comparar las fechas en que Sancho y el Duque escriben sendas cartas). Lo Ré afirma que el falso Don Quijote de Avellaneda debió hacer sentir a Cervantes"appalled and hurt" (Lo Ré, 28) no sólo por el plagio hecho a su obra sino por la vulgarización y distorsión que ha sufrido su protagonista. Para desmentir al falso Quijote, Cervantes cambia el itinerario del viaje del verdadero Quijote hacia Barcelona y no hacia Zaragoza como rezaba en el libro de Avellaneda. Al morir Don Quijote, el Cura pide al escribano que de testimonio de la muerte delpersonaje "para quitar la ocasión de que algún otro autor que Cide Hamete Berengeli le resucitase falsamente..." (II, 672)”.
Las aportaciones de Lo Ré, confirman que hay una manía de Cervantes en jugar con la vida de don Quijote, queda claro que desde la primera parte de don Quijote, Cervantes hacia que el gran caballero fluctuara entre la vida y la muerte; sin embargo, no es clara la razón por la...
tracking img