Las mujeres de carlos ii

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 34 (8299 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de enero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LAS MUJERES DE CARLOS II

MARIA LUISA DE ORLEANS

Todos cuantos historiadores han escrito acerca de la sobrina de Luis XIV, particularmente los que en sus estudios hacen amplias referencias a su casamiento con Carlos II, coinciden en afirmar que desde el instante en que le fue comunicada la noticia de lo que había sido acordado por su madrastra, la Duquesa de Qrleáns, su desconsue¬lo no tuvolimite, y gimió, y lloró y protestó for¬cejeando con tantos argumentos y con tantas razones, que hasta estuvo dispuesta a entrar en un claustro si a la fuerza se le hacía emprender el viaje a España, ya que no apetecía ese enlace ni esa Corona,
¿Qué motivos tenía esta resistencia? María Luisa amaba al Delfín y el Delfín amaba a Maria I.uisa. Y este amor, como otros amores, no nació de lacasualidad. Al perder a su madre la hija de Felipe de Qrleans, a “Madame”, su tía María Teresa, nacida del matrimonio de Isabel de Borbón con Felipe IV, Reina de Francia, veló cari¬ñosa sobre una orfandad que había hecho más triste el nuevo matrimonio de su padre, con Isa¬bel Carlota del Palatinado, convidándola muchas tardes a merendar y a que compartiera los jue¬gos con su primo Luis, casi de la mismaedad. Crecieron juntos, ambos eran cariñosos y ama¬bles, y sin advertirlo siquiera, como expansión ló¬gica de dos sentimientos que se comprenden y que se completan, se enamoraron mutuamente. A compás de los días, la afición que se despertó en los muchachos más se fue desarrollando. Ocul¬tándose de las personas mayores, de ayas y de servidores entrometidos y empalagosos. Por los jardines deVersalles—según cuenta Sophia Gay en su libro "Marie Louise d'Orleans"—era fre¬cuente ver a María Luisa y al Delfín "muy en¬tretenidos en animada charla, que sólo suspendían cuando se acercaba algún cortesano". Nada ni nadie se oponía a este creciente afecto que unía a los dos primos. María Teresa, desde lo más ín¬timo de su corazón, que había sido contrariado en su amor, contemplaba satisfecha que suhijo Luis tuviera por esposa a la persona de quien se enamorase, con tal que fuera de "sangre real". Todo hacía presumir, hasta la misma pasividad que mostró Luis XIV al conocer que su hijo que¬ría con toda el alma a su prima María Luisa, que ya entre él y su hermano existía el tácito propó¬sito de que tal boda tuviera realidad.
Pero se impuso la "antipática razón de Estado". El Rey de Francia, queno tenía hijas, no tuvo otro remedio que utilizar sus sobrinas en el rejuego de enlaces que servían para sus vastos planes y sus amplias combinaciones políticas. Un Tratado de paz, después de enconada lucha, ha¬bía sido firmado, terminadas unas laboriosas negociaciones, entre Francia y España. A Luis XIV entonces, para que nadie estorbara sus resolucio¬nes futuras, le interesaba sobremaneraconsolidar su inteligencia con la Corte de Madrid. Nada mejor que someter a la coyunda francesa a Car¬los II, Rey débil, sobre el que, sin casi dificulta¬des, se podría ejercer una influencia decisiva. Para tal encargo recibió orden de trasladarse a España el Marqués de Villars, experto diplomá¬tico, que desde mucho antes del instante de pisar las escaleras del Alcázar ya había interesado en supretensión al número preciso de cortesanos que podían ayudarle, dada la estima y la considera¬ción que disfrutaban.
Ciertamente no necesitó ninguna clase de apo¬yos para iniciar, bajo inmejorables auspicios, la negociación que le había sido encomendada en Versalles. Ultimada ésta casi en semanas, con el contento de cortesanos y vasallos, que aun recor¬daban lo que fue para el país y para su esposoaquella otra egregia francesa que se llamó Isabel de Borbón, pudo Villars comunicar la grata nue¬va de estar firmados los preliminares de las ca¬pitulaciones a Luis XIV. En un libro de interés extraordinario para el estudio de la figura de la primera esposa de Carlos II, "Mémoires touchants le mariage de Charles II avec Marie Louise d'Orleans" (1), con extensión se habla de las angus¬tias que pasó la...
tracking img