Las ordenanzas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1550 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LAS ORDENANZAS

ENTONCES llamó a su lado a cuatro jóvenes cholultecas por los cuales sentía un amor particular, y les encomendó que recordaran todo lo que habían visto y oído, a fin de que, yendo por el país, fuesen testigos suyos ante los pueblos de la tierra. Y les ordenó que dividieran la tierra en cuatro partes, quedando la ciudad de Cholula como corazón, y que propagaran por ellas lasnoticias de su regreso.

También les dio autoridad para tomar el poder sacerdotal en su nombre, mas no como señores que reclamen la herencia de un reino, sino como servidores y deudores, como quien toma algo en préstamo hasta que llega el momento de devolverlo.

Ordenándolos en comunidades, les dijo: Vivirán juntos bajo los más ancianos, compartiendo su sustento y sin acumular riquezas. Guardarany se transmitirán las dignidades recibidas. Velaran con todo el corazón para que se extienda el modo de vida tolteca.

Mantendrán en orden sus comunidades, suprimiendo lo relajado y conservando lo virtuoso. Si hacen así, les doy poder para que hagan cosas maravillosas y se hagan acreedores del nombre que llevan, y para que transmitan ese nombre.

También marcharan por los valles y las sierras,averiguando por las cosas concernientes a la vida. Y encontrando alguna buena costumbre,traiganla a sus comunidades y compartanlas con todos, para que de ese modo perfeccionen el modo de vida tolteca.

Mas aún, donde quiera que lleguen, pregunten por las historias y las creencias del lugar, comprendiendo sus cosas oscuras y ayudando en sus ritos y tradiciones. Pero, ¡cuidense de los sacrificioshumanos y de la idolatría!

Durante el día, estudien los libros divinos, conversen con su corazón yejercitense en las artes y oficios. Por las noches velen, canten alabanzas hasta el alba y jamás falten al baño nocturno.

Dormirán y comerán poco, hablaran sólo lo necesario. Serán parcos en sus modales y sobrios en el vestir. No pasaran a navaja sobre sus cabezas ni usaran joyas, sino sólo uncollar de piedra o madera. Y no olvidaran la penitencia.

Además, trabajen en sementeras para no ser una carga al pueblo. Antes bien, denle de comer a los pobres y los necesitados, a los ascetas y los enfermos, socorriendo en todo momento a las viudas y los huérfanos.

He aquí el modo como elegirán a sus líderes: el más humilde entre todos será el que mande, y el de más noble cuna será elservidor. Ninguno percibirá recompensa por su servicio. Y quienes deseen ser líderes, que trabajen doble jornada. 

Sólo aquel que tenga corazón puro, un corazón bueno, un corazón firme, un corazón de hombre, sólo aquel que tenga a Ometeotl (El Todopoderoso) dentro de sí y sea sabio en las cosas divinas, ese los representará. No importa su nombre, no importa su nacimiento. Aún si fuese de origenhumilde, si su padre o su madre fuesen pobres entre los pobres, no miraran su linaje, sino su modo de vida.

Si encuentran alguno que sea perfecto en sus costumbres y ejercicios, doctrina y buena vida, perfectamente continente y guardador de los preceptos, virtuosos, humilde y pacífico, considerado, cuerdo, no liviano, compasivo, amigo de todos, devoto, temeroso de Dios, esclarecido, aesteelegirán como sumo sacerdote y le impondrán el título de Quetzalcoatl. Este les servirá de guía, los llevará a cuestas y los gobernará.

Tales guías les dirán cómo venerar a Ometeotl y llevarán las ceremonias. Su obligación será pronunciar discursos, ocuparse día y noche en el incienso, preparar las espinas para la penitencia, mirar y calcular el orden del cielo y la división de la noche, la caída del añoy la cuenta de los destinos.

Ellos leerán y cantarán, volviendo ruidosamente las hojas de los códices; tendrán en su poder la tinta negra y roja, los caracteres, para elevarlos y mostrarles el camino.

Y estas son las faltas que miraran: las palabras injuriosas con que afrentan al prójimo; la ingratitud que tuvieron hacia los dones deOmeteotl; la inhumanidad que mostraron al no compartir...
tracking img