Las palabras magicas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 43 (10635 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
[pic]





Alfredo Gómez Cerdá


LAS PALABRAS MÁGICAS

ÍNDICE

Argumento: 4



Cápitulo 1
¿A qué podemos jugar esta tarde? 5



Cápitulo 2
¡A mí no me duele nada! 11



Cápitulo 3
Alí Pérez, el pirata 17



Cápitulo 4
Una ideaextraordinaria 23



Cápitulo 5
No puedes volverte atrás 31



Cápitulo 6
¡Qué aburrimiento! 37



Cápitulo 7
¿Un globo? 41




[pic]


Argumento:


Ramón es un niño con una imaginación desbordante y todos recurren a él a la hora de jugar. Vive con tanta intensidad sus fantasías que seolvida de todo, hasta de que tiene ganas de hacer pis. Eso le va a ocasionar algún disgusto, sobre todo con su intransigente madre. Este libro es la primera incursión del autor en la literatura infantil.





[pic]


Capitulo 1
¿A qué podemos jugar esta tarde?


LA CIUDAD donde Ramón vivía era, más o menos, como todas. Ya sabéis: mucha gente, muchos automóviles, muchas chimeneas,mucho ruido... Era una de esas ciudades que tienen mucho de todo y que, sin embargo, carecen de cosas tan elementales como unos poquitos árboles, una cigüeña anidando en lo alto de una torre, un río limpio... Sí, era una ciudad normal y corriente. De todas formas, da lo mismo cómo fuese su ciudad y, si me apuráis, ni siquiera es importante que se trate de una ciudad.

La casa donde Ramón vivíatambién era normal y corriente, como casi todas, tal vez como la tuya y la mía. Era una de esas casas grandotas, con muchísimos vecinos; y Ramón estaba encantado de tener tantos vecinos, sobre todo porque entre ellos estaban el Cipri y Rúper, sus dos mejores amigos.

Ramón era un niño alto y grande, muy crecido para su edad; de ojos grandes, a veces incisivos, a veces distantes; un largoflequillo castaño le llegaba hasta las cejas y... y... No se me ocurre nada más. ¡Ah, sí! Resulta que era malísimo, rematadamente malo. Bueno... no exactamente. ¿Cómo podría explicároslo? Lo que quiero decir es que Margarita, su madre, decía eso a todo el mundo:

—Tengo el peor hijo de todos los hijos —solía comentar con cualquiera—. Me va a matar a disgustos.

—Mujer, es sólo un muchacho —solíadisculparle el interlocutor de turno.

—Es travieso, desobediente, mentiroso, respondón, holgazán... Es, es, es... Acabará con mi paciencia y con mis nervios. Es bruto, sucio, vago... y meón.

—¿Meón?

—Enuresis infantil, dice el doctor. ¡Pamplinas, digo yo! Lo que me faltaba. Sí, a pesar de lo grande que le ves. ¡Ramón, déjate la nariz! ¡Cochino!

Margarita era una de esas madresque hablan tanto, tanto, que a menudo se olvidan de escuchar.

Pero... ¿cómo era Ramón? Pues, la verdad, yo creo que era un niño como tú o como yo, o como el Cipri, o como Rúper, o como cualquiera de los muchos amigos del barrio y el colegio que por las tardes llenaban de polvo y estrépito el pequeño jardín de la plaza del Árbol Solitario. Era... alegre, juguetón, cariñoso, simpático, listejo-sólo había sacado un insuficiente en la primera evaluación- y devorador de cuentos y televisión. Sobre todo, era un niño con una imaginación... ¡Buf! ¡Qué imaginación! ¡Fabulosa! Su mente estaba siempre preparando algo verdaderamente extraordinario. Y eso, digo yo, no puede ser malo.

Fijaos si era grande su imaginación, que todos los amigos le buscaban siempre que querían divertirse deverdad. Y es que los juegos que inventaba Ramón eran fenomenales.

—¡Eh, Ramón! —le gritaba el Cipri—. ¿A qué podemos jugar esta tarde?

—Pues... pues... —arrugaba la nariz para pensar mejor—. ¿Qué os parece si jugamos a los piratas?

—¿Será divertido? —preguntaba el escéptico Rúper.

—Tiene que serlo. Acabo de leer un libro de piratas y me lo he pasado bomba.

—Pero, ¿crees que...
tracking img