Las relaciones personales. una vivencia en cristiano.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 34 (8314 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 17 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las relaciones personales: una vivencia en cristiano.

____________________________________________________________

_________

(Josué Fonseca. Ph D.)

Hay una cosa que es cierta: en buena medida la calidad de la vida de una persona (y por tanto de su felicidad) es la calidad de sus relaciones personales. La psicología ha demostrado hasta la saciedad cómo las experiencias que hemostenido y tenemos en relación con los otros han contribuido a formar nuestro carácter, nuestra manera de ser. Esta experiencia del "otro" puede ser positiva o negativa: Sartre llegó a decir: "el otro es el infierno", y es verdad que muchas veces las experiencias negativas con los demás nos pueden llevar muy cerca de esa afirmación. Sin embargo, también hay algo en nosotros, muy dentro en nuestrointerior, que nos dice que no tenemos por qué estar condenados a vivir continuamente relaciones frustrantes o dañinas, que "debe" haber otra forma de plantearse las cosas; que, con los demás, de una forma realista, también podemos ser felices y crecer, y ayudar a que otros lo sean, a su vez, y crezcan.

1) YO Y LOS OTROS.

Hay una cosa que es fundamental para comprender bien desde elprincipio como funcionan las relaciones personales. Esta cosa es conocerse a uno mismo, por lo menos lo suficiente. En efecto, nuestras relaciones con los demás están predestinadas a seguir el camino que nosotros nos hemos marcado respecto a nosotros mismos: o sea que es mi manera de ver el mundo, de comportarme, de valorar las situaciones, de percibir mi propio yo, lo que va a condicionar en un80% como me mueva entre mis semejantes. Esto es algo que parece muy obvio, sin embargo es una trampa en la que cae la mayoría de la gente que no consigue vivir satisfactoriamente con las otras personas.
Y es que, casi siempre, yo no soy el que quisiera ser. Se dice que "uno" es en realidad cuatro personas distintas: el que es en realidad, el que él cree que es, el que los demás creen que esy el que él cree que creen los demás que es. Muchas veces vivimos dramáticamente esta división entre lo que nuestras aspiraciones pretenden que seamos y la cruda realidad. San Pablo lo ha expresado en un texto famoso:

.

Traduciéndolo a nuestra manera de pensar hoy, podríamos decir: "Tengo muy claro lo que tengo que pensar, hacer, sentir, pero es que ¡me sale otra cosa muydistinta!"
Para empezar a resolver este "laberinto" es preciso que reconozcamos que nuestro "yo" actual, al que a veces nos cuesta tanto aceptar o comprender, es el resultado de una multiplicidad de factores que se han ido creando a través del tiempo: es lo que denominamos nuestra "historia personal". En esa historia se han ido grabando desde mucho tiempo atrás, tal vez desde nuestraconcepción[1], una serie de hechos, circunstancias, sentimientos, aprendizajes, creencias, sensaciones, que han ido configurando nuestra personalidad. Dichos factores son biológicos, psicológicos y espirituales, y están mezclados de tal manera que a veces resulta muy difícil separar sus influencias respectivas. Pero, por otro lado, también nosotros somos responsables hasta cierto punto de lo que hemos llegadoa ser: existe la responsabilidad personal. Yo también he contribuido con mi virtud o con mi pecado a la realidad presente, así que no es justo que me vea a mi mismo como una simple "víctima" de la historia personal. Sobre todo porque dicha historia personal puede superarse en buena medida, si es negativa. Pero probablemente esto solo se conseguirá si se unen todas las fuerzas: los medios humanos,el poder de la Gracia, y el esfuerzo propio mediante actitudes sanas y correctas.
Frecuentemente llama la atención el número de personas que están siempre a disgusto con todo. Sus relaciones con los otros terminan mal generalmente, y su existencia se desenvuelve en un mundo de decepciones, conflictos y malentendidos. Por desgracia, acaban siempre echando al culpa a los demás, y...
tracking img