Las ruinas de avalon

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 353 (88196 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Marion Zimmer Bradley Libro I

Las Nieblas de Avalón Maestra de Magia

Marion Zimmer Bradley

LAS NIEBLAS DE AVALÓN
LETRAS DE BOLSILLO
SALAMANDRA

1

Marion Zimmer Bradley Libro I

Las Nieblas de Avalón Maestra de Magia

Título original: The Mists of Avalon Traducción: Edith Zilli Copyright © Marion Zimmer Bradley, 1983 Published in agreement with the author, c/o BarorInternational Inc., Armonk, New York, U.S.A. Copyright © Ediciones Salamandra, 2000 Publicaciones y Ediciones Salamandra, S.A. Mallorca. 237 - 08008 Barcelona - Tel. 93 215 11 99 Reservados todos los derechos. Queda rigurosamente prohibida, sin la autorización escrita de los titulares del "Copyright", bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción parcial o total de esta obra por cualquiermedio o procedimiento, incluidos la reprografía y el tratamiento informático, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos. ISBN: 84-7888-603-6 Depósito legal: B-45.646-2000 1ª edición, enero de 2000 2 edición, noviembre de 2000 Printed in Spain
a

Impresión: Domingraf, S.L. Impressors Pol. Ind. Can Magarola, Pasaje Autopista, Nave 12 08100 Mollet del VallésScan/Revisión Elfowar/Melusina ULD, Octubre 2003

2

Marion Zimmer Bradley Libro I

Las Nieblas de Avalón Maestra de Magia

«... el Hada Morgana no se casó, sino que fundó una escuela en un convento y fue una gran maestra de magia. »

THOMAS MALORY, Morte

d'Arthur

3

Marion Zimmer Bradley Libro I

Las Nieblas de Avalón Maestra de Magia

Prólogo
HABLA MORGANA...
En mi vida mehan llamado de muchas maneras: hermana, amante, sacerdotisa, hechicera, reina. Ahora, ciertamente, soy hechicera, y acaso haya llegado el momento de que estas cosas se conozcan. Pero, a decir verdad, creo que serán los cristianos quienes digan la última palabra, pues el mundo de las hadas se aleja sin pausa del mundo en el que impera Cristo. No tengo nada contra Él, sino contra sus sacerdotes, queven un demonio en la Gran Diosa y niegan que alguna vez tuviera poder en este mundo. A lo sumo, dicen que su poder procede de Satanás. O bien la visten con la túnica azul de la señora de Nazaret (que también, a su modo, tenía poder) y dicen que siempre fue virgen. Pero ¿qué puede saber una virgen de los pesares y tribulaciones de la humanidad? Y ahora que el mundo ha cambiado, ahora que Arturo (mihermano, mi amante, el rey que fue y el rey que será) yace muerto (dormido, dice la gente) en la sagrada isla de Avalón, es necesario contar la historia tal como era antes de que llegaran los sacerdotes del Cristo Blanco y lo ocultaran todo con sus santos y sus leyendas. Pues, como digo, el mundo ha cambiado. Hubo un tiempo en que un viajero, si tenía voluntad y conocía algunos secretos, podíaadentrarse con su barca por el mar del Estío y llegar, no al Glastonbury de los monjes, sino a la sagrada isla de Avalón, pues en aquellos tiempos las puertas entre los mundos se difuminaban entre las brumas y estaban abiertas, según el viajero pensara y deseara. Y éste es el gran secreto, que era conocido por todos los hombres instruidos de nuestros días: el pensamiento del hombre crea un mundonuevo a su alrededor, día a día. Y ahora los sacerdotes, pensando que esto atenta contra el poder de su Dios, que creó el mundo inmutable de una vez para siempre, han cerrado esas puertas (que nunca fueron tales, salvo en la mente de los hombres), y los senderos llevan sólo a la isla de los Sacerdotes, que ellos salvaguardan con el tañido de las campanas de sus iglesias, ahuyentando toda idea de queotro mundo se extienda en la oscuridad. E incluso dicen que ese mundo, si en verdad existe, es propiedad de Satanás y la entrada del Infierno, si no el Infierno mismo. No sé qué puede o no puede haber creado su Dios. Pese a las leyendas que se cuentan, nunca supe mucho de sus sacerdotes ni vestí el negro de sus monjas esclavizadas. Si los cortesanos de Arturo, en Camelot, quisieron verme de ese...
tracking img