Las verdades del suelo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1412 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Tras la repentina espantada de dos diputados de la Asamblea de Madrid, y la imposibilidad consecuente de lograr el gobierno de la Comunidad de Madrid por parte de la coalición PSOE-IU, se ha desatado todo un torrente de acusaciones y valoraciones que sitúan en los aledaños de la promoción inmobiliaria el origen de dichos hechos, con la intención se nos ha dicho de impedir la reforma de la Ley delSuelo, por parte de los “especuladores”, como sentencia reiteradamente el, a pesar de lo ocurrido, de nuevo candidato socialista.

Nunca la vivienda y el mercado de suelo habían estado en tan primera fila política y mediática, pero tampoco nunca de una manera tan demagógica y falaz. Ya en la campaña electoral la preocupación por la vivienda había salido de la rutina informativa, pasando a laprimera línea de la agenda política, al revelarse como una de las primeras preocupaciones de los ciudadanos votantes, en un país donde oficialmente a estos lo que más les preocupaba era el terrorismo y la unidad de España. Y ello porque nunca había sido tan brutal la carestía de la vivienda y la dificultad para muchos de encontrar un techo digno en el que vivir.

Lo que nos llega de todo esedebate político es la existencia de unos especuladores malvados, y la inoperancia de los diversos gobiernos municipales, autonómicos y estatales en corregir las desigualdades e imposibilidad de acceso a la vivienda a los ciudadanos. Ante dicha situación, ya clamorosa y vergonzante, las diatribas políticas se quedan en acusaciones de corrupción y en promesas de promoción de vivienda social, actividadésta que se ha reproducido cíclicamente en la historia española sin que nunca haya supuesto un cambio sustancial en la posibilidad de acceso a la vivienda.

Para hablar de la vivienda y sus problemas hay que hablar de suelo, y de la regulación jurídica del mercado de suelo, tema en el que nunca se aventuran de verdad nuestros políticos. Es la regulación del derecho de propiedad del suelo y suurbanización, la causa primera y directa de todas las disfunciones y problemas que ese mercado causa en nuestras vidas, bolsillos y ciudades, alcanzando también a las estructuras de los partidos políticos como se ha podido comprobar durante el verano pasado.

El sistema urbanístico español está lastrado por la atribución que legalmente se hace al propietario del suelo del aprovechamientourbanístico y la facultad de edificar, a cambio de que vaya realizando la urbanización de las ciudades, la realización de las calles y canalizaciones de servicios, ahorrando así esa partida a la Administración Pública. Este sistema, que tiene su origen en la segunda mitad del siglo XIX es el que determina el comportamiento alrededor del urbanismo, ya que convierte a la propiedad del suelo en un mercadoespeculativo y seguro, valor refugio, que incide con posterioridad en la ordenación de la ciudad, y en la puesta a disposición de las viviendas, los productos finales, dominado así por los propietarios de ese suelo, y por la inoperancia de la Administración para intervenir.

Y para cambiar ese estado de cosas no se trata de realizar reformas parciales de las leyes del suelo, esa no es la solución,no hace falta más que mirar las diferentes exposiciones de motivos de todas las leyes del suelo habidas desde la primera, del año 1956, pasando por las reformas de 1976, 1990, y terminando por las leyes autonómicas actuales para advertir que todas ellas nacen con el objetivo de evitar el encarecimiento de la vivienda y la especulación, lo que convierte dichas leyes en un fracaso reiterado ysabido; de ahí la acusación de demagógico al enfoque de los problemas del suelo y la vivienda más al uso.

Mientras no se desvincule la propiedad del suelo del aprovechamiento urbanístico, el estado de cosas seguirá siendo el mismo. Si el aprovechamiento urbanístico, la posibilidad de edificar en un determinado sitio, fuera una atribución pública, una especie de concesión administrativa...
tracking img