Le discurso sobre el origen de la desigualdad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 185 (46091 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Jean-Jacques Rousseau Discurso sobre el
origen de la desigualdad
DISCURSO
SOBRE EL SIGUIENTE TEMA PROPUESTO
POR LA ACADEMIA DE DIJON
¿CUAL ES EL ORIGEN DE LA DESIGUALDAD
ENTRE LOS
HOMBRES?, ¿ESTA ELLA AUTORIZADA POR LA
LEY NATURAL?
Non in depravatis, sed in his quae
bene secundum naturam se habent,
considerandum est quid sit naturale.
ARISTOT, Politic. Lib. I, cap. II.
ADVERTENCIASOBRE LAS NOTAS
He añadido algunas notas a esta obra,según mi costumbre perezosa de trabajar sin
ilación. Dichas notas se alejan algunas veces bastante del objeto, para ser leídas con
el texto. Las he, por esta razón, colocado al fin del Discurso, en el cual he procurado
seguir, haciendo todo lo posible, el camino más recto. Los que se sientan con ánimo
para comenzar de nuevo, podrán divertirseuna segunda vez batiendo los zarzales y
tentando de recorrerlos. Poco se perderá con que los otros no las lean en lo
absoluto.
Jean-Jacques Rousseau Discurso sobre el origen de la desigualdad
6
A LA REPUBLICA DE GINEBRA
Honorables y soberanos señores:
Convencido de que sólo al ciudadano virtuoso corresponde rendir a su patria
honores que pueda conocer como suyos, hace treinta años quetrabajo por merecer
poder ofreceros un homenaje público, y en esta feliz ocasión que suple en parte lo
que mis esfuerzos no han podido hacer, he creído que me sería permitido consultar
el celo que me anima más que el derecho que debería autorizarme. Habiendo tenido
la felicidad de nacer entre vosotros, ¿cómo podría meditar sobre la igualdad que la
naturaleza ha establecido entre los hombres,sobre la desigualdad que ellos han
instituido, sin pensar en la profunda sabiduría con que la una y la otra felizmente
combinadas en este Estado concurren, de la manera más semejante a la ley natural
y la más favorable a la sociedad, al mantenimiento del orden público y al bienestar
de los particulares? Escudriñando las mejores máximas que el buen sentido pueda
sugerir sobre la constitución deun gobierno, he sido de tal manera sorprendido de
verlas todas en práctica en el vuestro, que en el caso mismo de no haber nacido
dentro de vuestros muros, me habría creído obligado a ofrecer este cuadro de la
sociedad humana, a aquel que, de todos los pueblos me parece poseer las más
grandes ventajas y haber el mejor prevenido los abusos
Si me hubiese sido dado escoger el lugar de minacimiento, habría escogido una
sociedad de una magnitud limitada por la extensión de las facultades humanas, es
decir, por la posibilidad de ser bien gobernada, y en donde cada cual bastase a su
empleo, en donde nadie fuese obligado a confiar a otros las funciones de que
estuviese encargado; un Estado en donde todos los particulares, conociéndose
entre sí, ni las intrigas oscuras del vicio ni lamodestia de la virtud, pudiesen
sustraerse a las miradas y a la sanción públicas, y en donde ese agradable hábito de
verse y de conocerse hace del amor de la patria el amor de los ciudadanos con
preferencia al de la tierra
Yo habría querido nacer en un país en donde el soberano y el pueblo tuviesen un
mismo y solo interés, a fin de que todos los movimientos de la máquina social no
tendiesenjamás que hacia el bien común, lo cual no puede hacerse a menos que el
Jean-Jacques Rousseau Discurso sobre el origen de la desigualdad
7
pueblo y el soberano sean una misma persona. De esto se deduce que yo habría
querido nacer bajo el régimen de un gobierno democrático, sabiamente moderado.
Yo habría querido vivir y morir libre, es decir, de tal suerte sumiso a las leyes, que ni
yo ni nadiehubiese podido sacudir el honorable yugo; ese yugo saludable y dulce
que las cabezas más soberbias soportan con tanta mayor docilidad cuanto menos
han sido hechas para soportar ninguno otro.
Yo habría querido que nadie en el Estado pudiese considerarse como superior o por
encima de la ley, ni que nadie que estuviese fuera de ella, pudiese imponer que el
Estado reconociese, porque cualquiera...
tracking img