Lectura charlie y la fabrica de chocolate

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 131 (32541 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Charlie y la fábrica de chocolate

Roald Dahl

Indice

PRELIMINAR 3
Aquí viene Charlie 6
La fábrica del Sr. Willy Wonka 10
El Sr. Wonka y el príncipe indio 12
Los obreros secretos 14
Los Billetes Dorados 16
Los dos primeros afortunados 17
El cumpleaños de Charlie 20
Se encuentran otros dos Billetes Dorados 21
El abuelo Joe se arriesga 24
La familia empieza a pasarhambre 25
El milagro 28
Lo que decía en el Billete Dorado 30
Llega el gran día 33
El señor Willy Wonka 34
El Recinto del Chocolate 37
Augustus Gloop se va por un tubo 41
Por el río de chocolate 46
La Sala de Invenciones - Caramelos Eternos y Toffe Capilar 49
La gran máquina de chicle 51
Adiós, Violet 53
Caramelos cuadrados que se vuelven en redondo 59
Veruca en el cuarto de lasnueces 61
El gran ascensor de cristal 66
La Sala del Chocolate de Televisión 69
Mike Tevé es enviado por televisión 72
Sólo queda Charlie 78
Los otros niños se van a sus casas 80
La fábrica de chocolate de Charlie 81

PRELIMINAR

CUANDO tienes diez u once años y vuelves del colegio después de una jornada casi heroica te asaltan, sin duda, oscuras reflexiones. Tu madre pasa pordelante de ti, apuradísima, con una sonrisa vaga en los labios: es martes y sabes muy bien que los martes va a casa de esa amiga suya, la de los ojos saltones. Tu padre, por su parte, te escucha pacientemente, sí, pero enseguida descubres con sorpresa que la victoria de tu equipo frente a los alumnos de sexto curso no le parece la cosa más importante del mundo. Luego sigue leyendo el periódico ocontemplando con desesperación hojas llenas de cifras que saca de su maletín. Tú entonces le molestas un poco, haces ruido con los ceniceros, imitas el canto de la rana o el bramido del elefante. Inútil, como si no existieras. Por fin, ceñudo, acudes a tu hermano mayor, pero te recibe con un mohín de fastidio. Es muv mayor ya, desde luego: acaba de, entrar en la universidad y una tarde le sorprendistebesando a una chica muy fea en el portal. Ahora no tiene tiempo para ocuparse de ti.
¿Qué hacer, pues? Tu perro bosteza sobre la alfombra. Das un silbido y acude manso, agitando la cola. Bien, te dices, al menos éste me hace caso, me necesita. Tiras, cruel, de sus tiernas orejas y se lamenta, apenas un hilito de dolor, le soplas en los ojos y se revuelve corno si estuviese mojado; le obligas adarte la pata y lo hace con escrupulosa educación. Muy pronto, sin embargo, te aburres. Eso no te basta. Malhumorado, concibiendo implacables proyectos de venganza, recompensas al perro con una culebrilla de regaliz y te alejas por el pasillo golpeando con el pie un burujo de papel. Te sientes un poco insignificante. El mundo entero está pendiente de las cifras de tu padre, de las reuniones de tumadre, de las hazañas de tu hermano. La tierra misma contiene la respiración cuando ellos hablan, redactan un informe o hacen la compra. Tú, en cambio, ni siquiera tienes un bigote como el de Fu-Manchú con el que impresionar a las niñas. No eres el protagonista de ningún acontecimiento, de ninguna aventura.
Y sin embargo, sabes que puedes consolarte. Entras en tu habitación con cara de pocos amigosy cierras la puerta con cuidado. Quieres estar solo. Dejas el regaliz y el cortaplumas sobre la mesa, apartas el flequillo de tu frente y adoptas una actitud .solemne, de director de orquesta. Allí están, en tus cajones, junto a los petardos que te sobraron de Navidad y las canicas de cristal: tus libros. Un libro, piensas, es una cajita milagrosa: puedes meterlo en el bolsillo de tu abrigo y enél caben, sin embargo, muchas más cosas de las que existen en el mundo. En un libro cabe un dragón, por ejemplo, o un duende con pantuflas y nariz en forma de anzuelo o un gigante de cinco metros de altura que calza zapatos del número veintinueve. Un libro cruje cuando lo abres, como una galleta, y los negros regueros de tinta, sobre el frágil papel, despiden un olor sutil y sabroso, semejante...
tracking img