Lectura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1385 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Camino de un Guerrero

Por: López

Capitulo 1
Recuerdos
-Dime que es lo que opinas del miedo?
-Es algo que nos asusta, nos deja inmóviles, sin saber que hacer.
-Alguna vez haz visto a el miedo?
-No, pero lo he sentido.
-Y como es que lo has sentido?
-No se, solo lo hago.
-Como sabes cuando tienes miedo?
-Lo se por que me pongo nervioso y me asusto, algunas veces cuandoes muy intenso me dan escalofríos y no pienso con claridad.
-Siempre es igual el miedo?
-Si, siempre se siente feo.
-Y el miedo?... solo es un sentimiento, como es que es tan fuerte; solo lo puedes sentir, pero el no te puede golpear, gritar o atacar, por que entonces le temes al miedo? Si el no te puede hacer daño?
-No es el sentimiento en si, sino quien provoca ese sentimiento…Una vez me enamore, era un chico en ese entonces y no sabia nada con respecto al tema al igual que ahora.
Ella era hermosa, me gustaba contemplar sus ojos a la luz del sol de la mañana, sentada en el campo de flores que estaba detrás de una colina muy cerca de la escuela; cuando la veía sonreír me hacia sentir muy feliz.
Quise regalarle algo tan bonito como ella, pero nunca lo encontré…
Decidíconfesarle mi amor y trate de dibujarla para que se enamorara de mi arte, pero tuve miedo y nunca le enseñe el dibujo, la declaración igualmente fue destruida por esa sombra de temor que tanto me asecho. Valientemente, luego de 4 años de amor en silencio, a mi edad de 15 años, tras largas horas de solo contemplarla, como lo solía hacer siempre, con muchos nervios, las manos sudando y las piernastemblando le dije: -Nunca desde el día en que naci había visto a alguien tan hermosa; antes de saber que era lo que causaba la lluvia, pensé que los cielos lloraban porque no te podían observar y temían no verte jamás, luego me di cuenta que esa no era la razón de la lluvia, si no la razón de las lagrimas en mi corazón cuando no estabas, cuando no venias, por temor a no volverte a ver jamás.
Ellapermaneció sentada en ese campo de flores, al que ella iba con tanta frecuencia, le pedí que me respondiera, empezó a llorar, bajo la cabeza y salió corriendo.
Todos los días me escapaba de la escuela para ver si ella regresaba, pero nunca más la volví a ver.
Al tiempo dieron la noticia de un sangriento ataque en una aldea muy cercana por una pandilla de ladrones; nos pidieron ayuda paraenterrar los cuerpos, eran muchos y con unos pocos hombres no les bastaría.
Cuando llegamos al lugar mis maestros nos ordenaron por grupos para escavar y cargar con los cuerpos; a mi me toco escavar, pero no me importo. Luego de unas horas se dieron cuenta que ni aun trayendo más hombres podrían terminar de enterrar todos los cuerpos antes de caer la noche, mi maestro hablo con otros profesores y demáspersonas que estaban ayudando y decidieron quemar los cuerpos.
Todos empezamos a cargar cuerpos, uno tras otro, entre uno de los cuerpos vi una mujer que se veía protegía algo, y al levantarla pudimos ver que ella protegía a su hija, esa chica me parecía conocida y me quede observándola, tuve que llevarme las manos a la boca, aun con el olor a muerte tan penetrante en ellas, tuve que hacerlopara no soltar un grito de espanto, pero mis ojos soltaron lo que mi boca no pudo expresar y las lagrimas empezaron a resbalarse por mis mejillas.
Escuche la voz de un amigo que me dijo: -Agradece al Gran Creador, porque sigues con vida, nada te falta y todo se te obsequio.
Me dijo que ya había visto a esa chica, en unas cuantas ocasiones cuando fue por plantas medicinales, cerca del campo deflores, para la enfermera, a la que todo lo natural le parecía maravilloso. Un día decidió saludarla y ella le sonrió, trato de charlar con ella, y se percato de que solo asentía o negaba con la cabeza, el tomo un tiempo y la observo, ella comprendió, puso las manos en su garganta y movió la cabeza. No había más que decir.
Ella era bella, como ella ninguna otra, nunca la escuche hablar, pero no era...
tracking img