Legalizacion drogas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3952 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 2 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El tema que hoy requiere nuestra atención: el uso abusivo de “las drogas psico-neuro-bio-socio-tóxicas”, lamentablemente no ocupa el lugar que debería tener en los planes de salud mental de la mayor parte de los países del mundo, a pesar de que ya corresponde ubicarlo en la categoría de una pandemia, debido a que los poderosos intereses económicos que sustentan tanto la “producción” como la“comercialización” de dichas “sustancias” ha despertado el interés de los políticos y en consecuencia ha pasado a ser un tema de amplio lucro durante las campañas políticas, pues sirve para hacer promesas ante un público desesperadamente necesitado de ayuda y orientación.
Recordemos además que hoy en día el tema de las drogas necesariamente está ligado a la problemática del sida, y esta palabra nosremite a una vivencia catastrófica de fin de la humanidad. Se ha llegado a hablar de la “peste rosa” cuando se la creía patrimonio de los homosexuales –luego que el castigo por el pecado de drogarse–. Ahora ya es una consecuencia directa de la liberación sexual. Se busca una racionalidad, cualquiera que sea, para intentar contrarrestar las angustias irracionales que nos produce –y entonces laesperanza que los gobiernos nos salven de estas “maldiciones” se acrecienta– y los políticos de turno se presentan como los “salvadores”.
Nuestros gobiernos están absorbidos por los problemas económicos y los partidos políticos son los encargados de las luchas electorales. En consecuencia se trabaja en función del “amiguismo” y del “electoralismo” –lo cual es de especial trascendencia en el folclorepolítico– y no de la real peligrosidad de estos temas y mucho menos en base a las recomendaciones de especialistas que están trabajando en el campo de batalla.
La resultante es que para mantener el control político y sus consecuentes lucros, se apela a personajes improvisados, como asesores de las autoridades, que tienden a legislar desde sus puntos de vista como personas más o menos informadassobre el tema, basándose en estadísticas de dudosa autenticidad. Recordemos al respecto lo que decía Einstein: “En los no especializados, la información sustituye al conocimiento”.
Pero el problema, o estos problemas, son serios. No podemos desconocer que el uso abusivo de cocaína en sus diferentes formas de presentación –“clorhidrato”, “crack”, “pasta básica”, “paco”, “free base”, etc.– estáestrechamente ligado a la violencia y a la delincuencia, tanto en lo que respecta a su producción ilícita como a su “comercialización” ilícita, con mafias operando en y entre ambos polos del espectro “comercial”, y además los robos, asaltos, asesinatos y la violencia en general, incluso la tortura que se ve facilitada para su ejecución por su efectividad como droga liberadora de los impulsos y de laagresividad, además de anular la capacidad de anticipar las consecuencias de los actos del sujeto. Por estas razones es que hemos propuesto denominarla “droga de la amoralidad”.
Recientemente se ha comenzado a hablar de la “neurofilosofía”, como una respuesta directa al desarrollo de la investigación en neurociencias, y se ha planteado que la moral tiene su cede neurobiológica a nivel del lóbulofrontal que, como dijimos, es el más dañado por la cocaína, ya que por su acción vasoconstrictora produce isquemias y micro o macro infartos cerebrales especialmente a nivel del lóbulo frontal.
Pensemos en el futuro de estas últimas generaciones que vienen consumiendo abusivamente cocaína, además de las otras drogas: marihuana, metanfetaminas (éxtasis y otras), alcohol, tabaco, ácido lisérgico,pegamentos, ketamina, opiáceos, etc.
La realidad actual se ha complejizado además de extendido, y cada año se incorporan a la legión de adictos, seres con menor edad de comienzo y con mayores déficits nutricionales; lo cual significa mucho mayor grado de riesgos de que puedan sufrir daños irreversibles, especialmente a nivel cerebral, además de cardiovascular, pulmonar, etc.
Ante este...
tracking img