Leibniz

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2832 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LEIBNIZ
MONADAS, SUSTANCIA Y UNIDAD

1º. La mónada, de que vamos a hablar en este tratada, no es sino una sustancia simple, que entra a formare los compuestos; simple quiere decir sin partes.
2. Tiene que haber sustancias simples, puesto que hay compuestas; pues lo compuesto no es más que un montón o aggregatum de simples.
3. Ahora bien; donde no hay partes no puede haber ni extensión, nifigura, ni divisibilidad. Y las tales mónadas son los verdaderos átomos de la Naturaleza y, en una palabra, los elementos de las cosas.
4. Tampoco es de temer la disolución, y no es concebible manera alguna por la cual pueda una sustancia simple perecer naturalmente (§ 89).
5. Por la misma razón, no hay tampoco manera por la cual una sustancia simple pueda comenzar naturalmente, puesto que nopuede formarse por composición.
6. Puede decirse, por lo tanto, que las mónadas comienzan y acaban de una vez, es decir, que sólo pueden comenzar por creación y acabar por aniquilamiento: en cambio, lo compuesto comienza y acaba por partes.
7. Tampoco hay medio de explicar cómo una mónada pueda ser alterada o cambiada en su interior por otra criatura, puesto que nada puede trasponerse a ella, nipuede concebirse en ella ningún movimiento interno, capaz de ser excitado, dirigido, aumentado o disminuido, como ello es posible en los compuestos, en los cuales hay cambios entre las partes. Las mónadas no tienen ventanas por donde algo pueda entrar o salir. Los accidentes no pueden desprenderse de las sustancias, ni andar fuera de ellas, como antiguamente hacían las especies sensibles de losescolásticos. Así pues, en una mónada no puede entrar de fuera ni sustancia ni accidente alguno [...].
11. Síguese de lo que acabamos de decir que los cambios continuos de las mónadas vienen de un principio interno, puesto que ninguna causa externa puede influir en su interior.
LEIBNIZ, Monadologie, traducción castellana García Morente, Porrúa, México, 1977, p. 389-
(B)
3. Al principio, reciénlibertado del aristotélico yugo, di en el vacío y en los átomos, que es lo que más llena la imaginación; pero, tras reiteradas meditaciones, desechada esa opinión, comprendí que era imposible hallar los principios de una unidad verdadera en la materia sola o elemento pasivo, puesto que todo en ella es mera colección o amontonamiento de partes, hasta el infinito. Ahora bien, la muchedumbre no puedetener su realidad, como no sea tomándola de las unidades verdaderas, las cuales provienen de otro origen y son muy otra cosa que los puntos, de los cuales es patente que lo continuo no puede componerse: para hallar, pues, esas unidades reales, vime obligado a recurrir a un átomo formal, ya que un ser material no puede ser, a un tiempo mismo, material y perfectamente indivisible o provisto deverdadera unidad. Tuve, pues, que llamar de nuevo, y, por decirlo así, rehabilitar las formas sustanciales, tan mal tratadas hoy; pero de una manera que las hiciese inteligibles, y separando el uso que debe hacerse de ellas del abuso que se ha hecho. Hallé, pues, que su naturaleza consiste en la fuerza, y que de esto se sigue algo analógico con el sentimiento y el apetito, y que, por tanto, había queconcebirlas a imitación de la noción que tenemos de las almas. Mas así como el alma no debe emplearse para dar razón del detalle de la economía del cuerpo del animal, así también pensé que no debían emplearse esas formas para explicar los problemas particulares de la naturaleza, si bien son necesarias para el establecimiento de verdaderos principios generales. Aristóteles las llama entelequiasprimas. Yo las llamo, quizá más inteligiblemente, fuerzas primitivas, que, no sólo contienen el acto o complemento de la posibilidad, sino también una actividad original [...].
11. Además, mediante el alma o la forma, hay una verdadera unidad que responde a lo que llamamos en nosotros el yo\ lo cual no podría acontecer ni en la máquinas que el arte construye, ni en la simple masa de materia, por muy...
tracking img