Lenguaje sexista

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3139 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Bajo el signo de la gracia y la eufonía del amor

(Acerca del Lenguaje sexista)

Por. Viviana Gómez Espinoza
Lima-Perú

Seguramente estaremos de acuerdo en esto: “El lenguaje es fuente de poder”. Con él y desde él, la sociedad elabora sus cogniciones, sus certezas y sus dudas. Maldice, reza, agita y canta soles o noches por venir.

El lenguaje nos traduce, nos revela, pero también nosoculta. Efraín Morote Best, en una arriesgada contienda con el lenguaje oficial de la sociología, distinguía “Pueblo” de “pueblo”, para diferenciar al Pueblo que se resiste y lucha por el cambio social, del pueblo que conforma la masa estadística. García Márquez, desde su macondania hidalguía nos exhorta a enmudecer para siempre a las “h” no por mudas sino por confusas. Vallejo, Cortázar y Oquendo,por ejemplo, en acto de fe, hacen de las palabras una fiesta de imposibles, en donde los sustantivos son rebautizados bajo el signo de la gracia y la eufonía del amor.

El lenguaje está allí para amar o desamar, pero también para nombrar o invisibilizar. El lenguaje sexista invisibiliza sobre todo a las mujeres. En una suerte de “normalidad”, nuestro idioma –para centrarnos en la realidadinmediata- discrimina, oculta, maltrata y niega, a través de ese poder del que hablamos, a las mujeres.

Cuestión de gramática, de moral, de política, de poderes, de lingüística, de tradición, de “concordancia”, o de comodidad, lo cierto es que hacemos uso de un lenguaje sexista que refleja, las relaciones de los géneros en una sociedad y la posición de subordinación de las mujeres en dicharelación.

Lima, setiembre de 2009

Desarrollo de la ponencia

Bajo el signo de la gracia y la eufonía del amor

Hace dos años, justamente, en la versión número seis del Encuentro Baquerizo, al presentarse las propuestas para nombrar a lo que ahora es el Gremio de Escritores del Perú, se sugirió una denominación: Gremio de Escritores y Escritoras del Perú. El sustento de la idea estribó enque, en efecto, el supuesto genérico de “escritores” enmascara e invisibiliza la presencia y participación de las escritoras y, que en todo caso, la demanda debía enfrentar el reto de visibilizar esa presencia activa.

Los argumentos en contra fueron varios: “muy largo, “redundante”, “pero compañera, se sobreentiende”, y un coro silencioso de sonrisas y muecas que se mofaban del aparente absurdo.Ninguna de las personas que votaron en contra presentó argumentos lingüísticos, semánticos o políticos. La cosa ya estaba zanjada antes de ser, tan siquiera revisada. Era un absurdo.

En el hecho, no hubo mala voluntad alguna. Todo lo contrario, las mujeres y hombres que votaron a favor del nombre que hoy aparecen rotulados en sus carnets y documentos, lo hicieron, entre otras cosas, alamparo de la larga tradición gramatical de nuestro idioma.

“Tradicionalmente, el lenguaje ha reflejado como un espejo los prejuicios cognitivos de la cosmovisión asumida por una sociedad, ayudando a instaurarlos y perpetuarlos. Lo más corriente entre las culturas hispánicas es la minusvaloración de las mujeres”[1]

Claro, si hablamos de esa tradición cómodamente estática, contraria, por ejemplo,a lo que señalaba JC Mariátegui - “la tradición, lejos de los que se puede pensar está en constantemente cambio…”[2] asumiremos que la metamorfosis es asunto para otros aspectos sociales, menos para el idioma.

Pero, como veremos más adelante, el rechazo y la mofa tienen más sustentos que la vieja tradición. Asumir el neutro, o el genérico para incluir- sin inmutarnos, sin sobresaltarnos- lofemenino en lo masculino pasa por otras variables que difícilmente percibimos en la cotidianidad.

Las variables

“El lenguaje ha servido para reflejar el sistema de pensamiento colectivo y con él se trasmite una forma de pensar, sentir y actuar de cada sociedad. El lenguaje refleja la sociedad y, a su vez, moldea esa sociedad con el uso de estereotipos”.[3]

Sociedad-sistema en el que los...
tracking img