Lenguaje y sociedad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 442 (110379 palabras )
  • Descarga(s) : 15
  • Publicado : 27 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ISABEL ALLENDE

INES DEL ALMA MÍA

Título original: Inés del alma mía
Primera edición: agosto, 2006
©2006, Isabel Allende
© 2006, Random House Mondadori, S.A.
Travessera de Gracia, 47-49. 08021 Barcelona

Printed in Spain-Impreso en España
ISBN-13:978-84-01-34188-5
ISBN-10: 84-01-34188-4
Depósito legal: M. 23.999-2006Fotocomposición: Lozano Faisano, S. L. (L’Hospitalet)
Impreso y encuadernado en Mateu Cromo
Ctra. de Fuenlabrada, s/n (Madrid)

Advertencia necesaria

Inés Suárez (1507-1580), española, nacida en Plasencia, viajó al Nuevo Mundo en 1537 y participó en la conquista de Chile y la fundación de la ciudad de Santiago. Tuvo gran influencia política y poder económico. Las hazañas de InésSuárez, mencionadas por los cronistas de su época, fueron casi olvidadas por los historiadores durante más de cuatrocientos años. En estas páginas narro los hechos tal como fueron documentados. Me limité a hilarlos con un ejercicio mínimo de imaginación.
Ésta es una obra de intuición, pero cualquier similitud con hechos y personajes de la conquista de Chile no es casual. Asimismo me he tomado lalibertad de modernizar el castellano del siglo XVI para evitar el pánico entre mis posibles lectores.

I. A.
[pic]
Crónicas de doña Inés de Suárez, entregadas a la Iglesia de los Dominicos,
para su conservación y resguardo, por su única hija, doña Isabel de Quiroga,
en el mes de diciembre del año 1580 de Nuestro Señor,
Santiago de la Nueva Extremadura, Reino de Chile,

[pic]Manuel Ortega, Inés de Suárez en defensa de Santiago, Museo Histórico Nacional, Santiago de Chile.

Las ilustraciones de este libro proceden de la edición de La Araucana, de Alonso de Ercilla, de la imprenta de Gaspar y Roig, Madrid, 1852.

Capítulo uno

Europa, 1500-1837

[pic]
Soy Inés Suárez, vecina de la leal ciudad de Santiago de la Nueva Extremadura, en el Reino de Chile,en el año 1580 de Nuestro Señor. De la fecha exacta de mi nacimiento no estoy segura, pero, según mi madre, nací después de la hambruna y la tremenda pestilencia que asoló a España cuando murió Felipe el Hermoso. No creo que la muerte del rey provocara la peste, como decía la gente al ver pasar el cortejo fúnebre, que dejó flotando en el aire, durante días, un olor a almendras amargas, pero nuncase sabe. La reina Juana, aún joven y bella, recorrió Castilla durante más de dos años llevando de un lado a otro el catafalco, que abría de vez en cuando para besar los labios de su marido, con la esperanza de que resucitara. A pesar de los ungüentos del embalsamador, el Hermoso hedía. Cuando yo vine al mundo, ya la infortunada reina, loca de atar, estaba recluida en el palacio de Tordesillas conel cadáver de su consorte; eso significa que tengo por lo menos setenta inviernos entre pecho y espalda y que antes de la Navidad he de morir. Podría decir que una gitana a orillas del río Jerte adivinó la fecha de mi muerte, pero sería una de esas falsedades que suelen plasmarse en los libros y que por estar impresas parecen ciertas. La gitana sólo me auguró una larga vida, lo que siempre dicenpor una moneda. Es mi corazón atolondrado el que me anuncia la proximidad del fin. Siempre supe que moriría anciana, en paz y en mi cama, como todas las mujeres de mi familia; por eso no vacilé en enfrentar muchos peligros, puesto que nadie se despacha al otro mundo antes del momento señalado. «Tú te estarás muriendo de viejita no más, señoray», me tranquilizaba Catalina, en su afable castellano delPerú, cuando el porfiado galope de caballos que sentía en el pecho me lanzaba al suelo. Se me ha olvidado el nombre quechua de Catalina y ya es tarde para preguntárselo -la enterré en el patio de mi casa hace muchos años-, pero tengo plena seguridad de la precisión y veracidad de sus profecías. Catalina entró a mi servicio en la antigua ciudad del Cuzco, joya de los incas, en la época de...
tracking img