Leoye

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (855 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
YA NO QUEDA MAS ESPACIO AQUÍ
Una preciosa y fría tarde de otoño en la avenida principal de la ciudad de México una madre llamada Angélica y su amado esposo llamado José se encaminaban a lahabitación de sus queridos hijos Martin y María para arrullarlos bajo sus sabanas calentitas y así al días siguiente partir hacia la escuela…
Al día siguiente Martín y María regresaban felizmente de su escuelaacompañados de su mamá cuando de repente escucharon a otro niño pequeño acurrucado en una banca cubierto de periódicos y basura, el niño lloraba desesperadamente, de hambre y de frío.
Martin tomabade la mano a su mamá mientras le decía:
-¿Quién es ese niño que llora con tanta tristeza, mamá? Parece que no tiene un hogar como el nuestro…
- Sí, - dijo Angélica - se trata de un pequeño que haperdido a sus padres y su hogar, está muy débil, solo, hambriento y con mucho frio. Yo lo he visto en algunas ocasiones aquí en el parque y siempre que paso está pidiendo dinero a las personas, perotodos lo ignoran.
- ¿Qué podemos hacer por él? – preguntó María, y agregó: - Le podríamos dar albergue y comida, si logramos convencer a mi papá.
- No, mamá. ¡Déjalo ahí donde está! - dijo Martin -que si le das comida va a querer comérsela toda, y si lo llevamos a casa, él va a querer adueñarse de todas nuestras cosas, y tu y papá lo van a querer más que a nosotros. Entonces ustedes ya no me vana querer, me abandonaran y quedare como este pobre infeliz, hambriento y sin nadie en la vida.
- Sí, mamá; - dijo María, - yo quiero que se calle, así es que dale algo de comer, pero no lo lleves acasa que es muy pequeña y no cabe nadie más.
Angélica saco de su bolso una manzana, se acerco al pequeño y le dijo; - Toma hijo, esto es para ti; el niño la miro con un poco de miedo pero a la vez conmucha felicidad porque por fin iba a comer algo, ella repitió;- ande hijo toma la manzana, te hará bien; El niño sonrió y tomo la manzana, sus ojos se llenaron de emoción y de gratitud, no podía...
tracking img