Letras prohibidas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1286 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Marqués de la libertad

"Arrogante, irascible, extremista en todo, con una imaginación disoluta
que nunca antes había sido vista . . . ahí me tienes en un manicomio,
y mátame otra vez o acéptame como soy, ya que no cambiaré."
De la Última Voluntad y Testamento del Marqués de Sade

Después de transcurrir su vida por varios calabozos, el Marqués de Sade, escritor y aristócrata francés,fue remitido al Asilo de Charenton. Desde este punto y a hasta su muerte es el fragmento que encara el film dirigido por Philip Kaufman. Afortundamente para algunos y lamentablemente para otros, el film no es un catálogo de perversiones como pudiera imaginarse el espectador común al ecuchar semejante nombre vinculado al título de la película, sino un prístino y saludable homenaje a la libertad deexpresión.

Coulmier, un joven sacerdote a cargo del asilo para dementes donde se encuentra recluido el Marqués, cree que todo lo que pueda escribir el lujurioso aristócrata es una cura para exorcisar aquellos demonios que lo llevan a cometer delitos abominables (todo aquel que conozca un poco más de la vida del escritor sabe que casi la mitad de sus vida estuvo recluido en una carcel y que estuvolejos de probar en carne propia todo lo que sus palabras simulaban conocer por experiencia). Por eso, también, le permite a un pirómano que dibuje y pinte "fuego" (llamas de...) antes de que realmente lo encienda.

Todo marcha en armonía. El Marqués vive en un celda "casi" como en su hogar. Gracias a Coulmier puede tener libros, objetos personales y lo más importante para él: papel, tinta yplumas para escribir. Es más, puede charlar amigablemente con Coulmier e incluso dirigir y ensayar una obra de teatro con una pequeña y bizarra "troupe" compuesta por los otros habitantes del asilo.

Coulmier y el Marqués, dos. Un tercer eje en juego es Madelaine, una joven y sensata lavandera que actúa en complicidad con el Marqués a cambio de unas monedas de recompensa. Ella sirve deintermediaria entre el Marqués y su editor.

A pesar de lo que pudiera pensarse, los contenidos libidinosos no llegan a corromper a su virginidad, que cuida celosamente para un hombre que la merezca. Ello no impide que piense en el "Abbé Coulmier" y él, tal vez, piense en ella.

En el exterior los libros se venden como pan caliente. El inmaculado emperador Napoleón ve aquellos textos como una plagainmunda que conduce a la perdición del pueblo. Para evitar la nefasta propagación envía a un doctor experto en torturas a Charenton. Impedir que el Marqués siga escribiendo sus libros es el principal objetivo del doctor Royer-Collard. Este es el cuarto eje. Un médico que personifica la crueldad y la maldad oficial, la que con permiso del Estado puede censurar las ideas y en definitiva moldear unacultura. Un ser inmundo que envenena subrepticiamente a la sociedad. El color de su vestuario es un detalle interesante: a medida que su odio crece sus ropas oscurecen.

Coulmier presionado ante la posibilidad de perder su asilo debe forzar al Marqués de que abandone su escritura. Al mismo tiempo la joven esposa del Dr. Royer-Collard es seducida por las palabras del Marqués en su libro "Justine" yubica en un joven y atractivo arquitecto la llave de su placer. Termina por escaparse con él. Esto enfurece al doctor y la venganza será dirigida contra el Marqués con toda su furia. Coulmier se ve obligado a quitarle lo único que necesita para vivir: la tinta, las hojas y las plumas. Pero el espíritu creador del Marqués no puede ser limitado tan fácilmente y acaba por verter sus ideas en una sábanacon vino como tinta. Entonces, Coulmier, lo despoja de todo mobiliario y objetos personales. La degradación puede continuar un poco más y la insolencia del Marqués también.

Philip Kaufman es un cineasta poco común ya que como pocos tiene a cuestas una carrera universitaria, es historiador. Esto le ha permitido tomar contacto con la teoría y perderle el miedo a las obras literarias. Puede...
tracking img