Leviatan

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 20 (4828 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPÍTULO XII
DE LA "RELIGIÓN"
Religión, sólo en eI hombre. Si tenemos en cuenta que no existen signos ni frutos de religión sino en el
hombre, no hay motivo para dudar de que sólo en el hombre existe la semilla de la religión, que consiste en
cierta cualidad peculiar a él, por lo menos en un grado eminente que no se halla en otras criaturas vivas.
Primero, del deseo de conocer las causas. Enprimer término es peculiar a la naturaleza del hombre inquirir
las causas de los acontecimientos por él contemplados: unos buscan más, otros menos, pero todos sienten
la curiosidad de conocer las causas de su propia fortuna, buena o mala.
De la consideración del comienzo de las cosas. En segundo lugar, considerando que cada cosa tuvo un
comienzo, piensan también en la causa que determinó esecomienzo en un determinado instante, y no más
temprano o más tarde.
De su observación de la consecuencia de las cosas. En tercer término, para los animales no existe otra
felicidad que el disfrute de sus alimentos, de su reposo y de sus placeres cotidianos, pues tienen poca o
ninguna previsión para el porvenir, por falta de observación y memoria del orden, consecuencia y
dependencia de lascosas que ven; en cambio observa el hombre cómo un acontecimiento ha sido
producido por otro, y advierte en él lo que es antecedente y consecuente ; y cuando no puede asegurarse
por si mismo de las verdaderas causas de las cosas (porque las causas de la buena y de la mala fortuna son
invisibles, la mayoría de las veces), imagina ciertas causas sugeridas por la fantasía, o confía en la
autoridadde otros hombres que supone amigos suyos y más sabios que él mismo.
La causa natural de la religión, la ansiedad del tiempo venidero. Los dos primeros motivos causan ansiedad.
En efecto, cuando se está seguro de que existen causas para todas las cosas que han sucedido o van a
suceder, es imposible para un hombre, que continuamente se propone asegurarse a sí mismo contra el mal
que terne yprocurarse el bien que desea, no estar en perpetuo anhelo del tiempo por venir. Así que cada
hombre, y en especial los más previsores, se hallan en situación semejante a la de Prometeo. En efecto,
Prometeo (que quiere decir el hombre prudente) estaba encadenado al Monte Cáucaso, en un lugar de
amplia perspectiva, donde un águila, alimentándose de sus entrañas, devoraba en el día lo que erarestituido
por la noche. Así, el hombre que avizora muy lejos delante de sí, preocupado por el tiempo futuro, tiene su
corazón durante el día entero amenazado por el temor de la muerte, de la pobreza y de otras calamidades, y
no goza de reposo ni paz para su ansiedad, sino en el sueño.
Que le hace temer del poder de las cosas invisibles. Este perpetuo temor que siempre acompaña a la
humanidad en laignorancia de las causas, como si se hallara en las tinieblas, necesita tener por objeto
alguna cosa. En consecuencia cuando nada se ve, a nadie se acusa de la buena o de la mala fortuna, sino a
algún poder o agente invisible. Era en este sentido, acaso, que los antiguos poetas decían que los dioses
habían sido creados originariamente por el temor humano, cosa que resulta verdad cuando serefieren a los
dioses (es decir, a los numerosos dioses de los gentiles). Pero el conocimiento de un Dios Eterno, Infinito y
Omnipotente puede derivarse más bien del deseo que los hombres experimentan de conocer las causas de
los cuernos naturales y de sus distintas virtudes y modos de operar, que no del temor de aquello que ha de
ocurrirles en el tiempo venidero. Porque quien del efecto advertidoquiera inferir la causa próxima e
inmediata del mismo, y de ahí elevarse a la causa de esa causa, sumiéndose profundamente en la
investigación de todas ellas, llegará en último término a la idea de que debe existir (como los mismos
filósofos paganos manifestaban) un motor inicial, es decir, una causa primera y eterna de todas las cosas,
que es lo que los hombres significan con el nombre de...
tracking img