Leyenda de chihuahua

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1046 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La sierpe de Nonoava

El rio bramaba embravecido después de haber aumentado sus aguas en un 400 %. La gente que vivía en la orilla, allá por el barrio de los moros, como Neto Sáenz y el chapo Aureliano, quica Gutiérrez y poldo, chando lozano y otros mas de alla, como los de las familias caro, de la tierra blanca hacia arriba, sabían que tendrían ya listas las sogas y preparados los ganchos paraarrebatar al torrente, desde esa misma noche, trozos, leña, canoas, postes y cuanto de utilidad trajera arrastrando a su paso desde bahuara, santo Cristo y otros lugares. De esta manera estaría asegurado por un buen tiempo el abastecimiento de la leña, combustible para las estufas de uso casi generalizado en esos tiempos.
Era uno de tantos días lluvio9sos en que los arroyos descargabanfuriosamente las aguas recogidas de otros arroyos y estos, a su vez, de los más pequeños, hasta lograr que crecieran en forma considerable; formándose así las ya de por si grandes olas, admirables montículos que se formaban, retadores, principal mente en la otra banda del arrollo, San Lázaro, el arco y la tenería.
El caudal del rio serrano, humariza o nonoava, según sus diferentes denominaciones, se uneen la junta emperne alimentación al conchos. Y la historia de la recolección de leña se repite quizás en rio grande, en agua caliente, en plan de álamos y en quien sabe cuántos lugares más.
Don Jesús “Chu” moreno hombre ampliamente conocido por los lugareños, debido, entre otras cosas, a su gran estatura, que competía en esto con el finado Fano Martínez o con Tino largo, habría de ser testigo delo que en el pueblo fue motivo de comentario, apartar de una fecha perdida ya en el tiempo.
Esto sucedió en rio Grande, en la loma de prisciliano Hernández o en alguna otra, no se sabe con exactitud, a finales de los 60 o a principios de la siguiente década del siglo XX.
Un buen día – o una regular mañana o una mala tarde, como usted guste tomarlo – don Chu admiraba lo que tantos años habíallamado su atención a lo largo de su vida, es decir, el rio crecido. Con la vista zigzagueante hasta donde alcanzaba a apreciar, buscaba a reconocer alguna forma en el furioso raudal. De pronto fijo atónito su mirada en un retorcido y relativamente grueso tronco, huésped momentáneo en el trecho del rio, fugitivo que avía sido arrojado de algún lugar irreconocible.
Con sorpresa, pero también con unescondido regocijo por ser el único testigo ocular, alcanzo a ver como una serpiente con características poco comunes daba vuelta sobre sí misma, juguetona, y como se situaba a veces delante y a veces detrás, persiguiendo y esperando n algo así como una divertida carrera contra el palo. Aquella bestia acuática fue denominada desde entonces, hasta donde se alcanza a recordar, como La Sierpe.
Perono era aquella una serpiente común; no, señores. La Sierpe media como veinticinco metros de largo y cuarenta y tantos centímetros de grueso. El color de su piel, antes de cambiarla como la mayoría de las serpientes, podía apreciarse entre verde, amarillo y café con unos puntitos blancos, lo cual la hacía aparecer como algo único en el reino de la naturaleza nonoavense y tal vez de lo másintrincado de las alejadas selvas del mundo.
Añadía don Chu a su historia que en sus remolineados movimientos La Sierpe arrojaba agua a diestra y siniestra. Este detalle habría de provocar-en las vespertinas tertulias del billar del Chapo Gilberto, en las resolanas de la esquina y aun en los reservados mientras se celebraban interesantes partidas de malilla –acaloradas discusiones acerca de si elextraño ser era sierpe o cocodrilo.
El argumento de unos era que el agua arrijada solo podía ser posible porque el animal tenia patas; otros defendían la hipótesis de los coletazos por sobre la de las patas; unos terceros se atrevían a proponer la presencia de ambas características. Y no faltaron unos últimos que aclaraban parsimoniosamente que era necesariamente un chan, animal conocido solo por...
tracking img