Leyenda de la llorona

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (692 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 19 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La dama hizo Exactamente lo mismo; incada frente a las puertas cerradas estuvo rezando otra vez subio al carro y pidio ser llevada: -Al santuario de nuestra señora de Guadalupe. -Ah! ese bello ymajestuoso templo donde alguna vez oficio el padre de la Patria, Don Miguel Hidalgo; situado al final de una de las hermosas avenidas de San Luis, arbolada con cuatro majestuosas hileras de fresnos y enel centro una calzada preciosa revestida de cantera rosa, donde al comenzar se yergue la famosisima Caja del agua, obra maestra colonial del arquitecto Juan N. Sanabria y construida por Jose Ma.Salaeni. Aqui tambien la dama bajo, rezo y volvio al carro. La verborrea de Abel, contrastaba con el silencio de la dama enlutada quien solamente abria la boca para indicar el siguiente lugar: -Al templo deSan Sebastian. -San Sebastian? ah! es el que esta rodeado de un bello jardin con un kiosco enmedio, donde los domingos hay concietos de la banda de musica. Al llegar, la dama se apeo del coche y secomporto de la misma manera de las anteriores occasiones cuando se volvio a subir, dijo: -A la Iglesia del Montecillo -Ah! señora, no puedo menos que recordar que ahi es donde esta el jardin "RamonLopez Velarde", uno de los mas bellos y romanticos de la ciudad. Como ya sabemos nuetra dama lleva cinco templos recorridosl en este otro cerrado tambien, rezo, se sntiguo, volvio al carro y pidio alchofer: -Al templo del Apostol Santiago. -Vamos otra vez rumbo al norte de la ciudad, no cabe duda que, como dijo el poeta, San Luis es la ciudad de las cien torres y de los mil jardines, pues frente altemplo del apostol Santiago, hay otro hermoso jardin soñador en donde tambien hay musica los domingos. El comportamiento de la dama de negro: bajar lentamente del coche, dirigirse con parsimonia a laspuertas cerradas, rezar, santiguarse y regresar al asiento trasero del taxi. -Ya solo me falta el templo del Señor del Saucito, para que despues me deje usted donde subi al principio. El chofer...
tracking img