Leyenda de los cinco coles

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1426 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
INSTITUTO POLITECNICO NACIONAL

CECYT 6 “MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL”


GRUPO 1106

FILOSOFIA

ORDOÑEZ CRUZ ALBERTINA

“LEYENDA DE LOS CINCO SOLES”
EL SOL, LA TIERRA Y LA VIDA

En un principio no había nada, y entonces el dios eterno ometecuhtli, creo atonacatecuhtli (señor de nuestra carne) y a tonacacihuatl (señora de nuestra carne) para que poblaran el universo. Estos dos diosestuvieron cuatro hijos: El primero nació rojo, y sin piel que cubriera su cuerpo y lo llamaron Xipetotec(nuestro señor el desollado).El segundo nació negro, con garras y colmillos de jaguar, y lo llamaron tezcatlipoca (espejo negro que humea).El tercero nació blanco, con cabello rubio y ojos azules, y lo llamaron Quetzalcóatl (serpiente emplumada).Y el cuarto nació azul, con la mitad de su cuerpodescarnada, y lo llamaron huitzilopochtli (colibrí zurdo).Al paso del tiempo, los cuatro hermanos se reunieron para saber qué es lo que harían, y después de mucho deliberar, acordaron crear una obra que los venerase y dignificase como dioses. Huitzilopochtli con su gran poder, hizo una gran hoguera alrededor de la cual se sentaron para hacer su obra. Crearon al hombre y lo pusieron en la tierra ylo llamaron huehuecoyotl y crearon a su mujer, y a los dos los llamaron macehualtin, y les ordenaron tener hijos que les rindieran honores como dioses. Crearon los mares y los lagos, las montañas y pusieron en ellas animales, para que el hombre los cazara y se alimentara de su carne. Al final, su obra estaba completa pero había tinieblas en el tlaltipac, nunca era de día puesto que no había sol.Quetzalcóatl tomo la hoguera y la convirtió en un inservible medio sol, enojado tezcatlipoca absorbe para si ese medio sol y el mismo se convierte en un sol completo, siendo muy cálido e inclemente, impidiendo que la vida crezca en la tierra, ya que marchitaba inmediatamente cualquier sembradío. Los gigantes que habitaban en esta época, llamados tzocuilice que, alimentaban se dechicome malimalli(siete hierba), que son los piñones de las piñas. La maldad del sol tezcatlipoca duro hasta que fue derribado de un bastonazo por el indignado Quetzalcóatl en un día nahui-ocelotl. Tezcatlipoca cayó en el fondo de un lago y emergió convertido en un jaguar, el cual seguido de todo un ejército de estos, devoro a los gigantes. Este sol fue llamado tlaltipactonatiuh o sol de tierra, desapareció en unaño ceacatl (uno caña), y duro 676 xiuhmolpillis. Una vez derribado a su hermano, Quetzalcóatl se corporeizo sol, pero siendo más benévolo con la vida, permitiendo que las cosechas se dieran en abundancia y que los hombres fueran felices gracias a su dios. Los hombres de esta época alimentaban sé de frutas silvestres llamadas acotzintli. Todo era idílico hasta que en un día nahui-ehecatl eljaguar-tezcatlipoca subió a los cielos y derribo a su hermano de un zarpazo. En su caída, Quetzalcóatl provoco un gigantesco y monstruoso vendaval que desgarraba los cerros y destruía todo a su paso, los hombres tenían que caminar encorvados, aforrándose a lo que podían y por esta razón se convirtieron en monos. Solo sobrevivió una pareja, refugiándose en un gran bosque cercano. Este sol duro376xiuhmolpillis, desapareció en un año ce-tecpatl y fue llamado ehecatonatiuh o sol de viento. Ahora fue el turno de tlaloc de hacerse sol y tomar el lugar de Quetzalcóatl. Los descendientes de la pareja de sobrevivientes poblan al tlaltipac, y alimentándose de atzinzintli o maíz de agua. Pero la gente de esta era se corrompió, desatendían los preceptos morales que los dioses les habían impuesto y sededicaban a los placeres malsanos, al robo y al homicidio. La tierra en poco tiempo, no fue sino solo un vasto páramo yermo en poco tiempo. Harto de tanta podredumbre, Quetzalcóatl le ordena a Xiuhtecuhtli, dios del fuego, que destruya a la humanidad. Este dios emergió de un gigantesco volcán en un día nahui-quiahuitl. Y comenzó a llover fuego del cielo, los hombres atemorizados, le rogaron a los...
tracking img