Leyenda del escudo nacional mexicano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (438 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
olLEYENDA DE NUESTRO ESCUDO NACIONAL.
Mi nombre es Cuitláhuac, soy mexica. Y vengo a platicarles una historia que viví, y que tiene que ver con un símbolo muy importante para ustedes, su escudonacional.
Nosotros, los aztecas vivíamos en un pueblo llamado Aztlán, de ahí nuestro nombre de AZTECAS. Podríamos decir que esa zona de Aztlán equivaldría a lo que hoy conocemos como Nayarit.
Aztlánestaba ubicado en una isla donde había seis calpullis, o barrios como ustedes les llaman ahora, y un gran templo, dedicado a Mixcóatl.
Cuando Huitzilopochtli nos manifestó la orden de que marcharnoshacia nuevas tierras, también nos dijo que dejáramos de llamarnos aztecas, porque a partir de ese momento seríamos todos mexicas.
Huitzilopochtli nos ordenó que sólo fundaríamos su reino dondeestuviera "un águila parada sobre un nopal devorando una serpiente". Siguiendo este designio, deambulamos por varios lugares, siempre en busca de ese signo que indicara cuál era la tierra prometida pornuestro dios. Llegamos a una región conocida como Tollan-Xicocotitlan (es lo que ustedes los modernos conocen como Tula, Hidalgo), donde Huitzilopochtli nos ordenó que desviáramos el cauce de un río paracrear una laguna en torno de un cerro. Ahí vivían los Toltecas, a los cuales invadimos y derrotamos.
El placer de vivir en esa tierra casi nos llevó a olvidar que nuestro dios nos había prometido otratierra, y viendo esto, Huitzilopochtli nos hizo salir de ese sitio y continuar la migración. Llegamos entonces a un hermoso valle (el que ustedes conocen como Valle de México) y pasamos por variospueblos, hasta que nos asentamos en territorio de los tepanecas de Azcapotzalco, a quienes les servimos como guerreros.
Finalmente, encontramos el sitio señalado por Huitzilopochtli en un islote de unlago, el que conocen ustedes como lago de Texcoco.
Cuando hallamos el lugar, el sacerdote Cuauhtlaquezqui dijo las siguientes palabras:
Ir y ver un nopal salvaje: y allí tranquila verán un águila...
tracking img