Leyenda del tepozteco

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (552 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LEYENDA DEL TEPOZTECO


En tiempo inmemorial, una rama de la tribu tlahuica emigró más allá del valle de México, hasta llegar al paraje donde hoy se asienta Tepoztlán. La princesa hija delcaudillo de esa comunidad, acostumbraba ir a bañarse al río Atongo, acompañada por una guardiana que la protegía de cualquier mirada indiscreta. Un pajarillo de color rojo descendía desde el cerro del Aire,se posaba en la rama de un árbol cerca del cauce del río y entonaba lo mejor de sus trinos mientras la doncella se recreaba en el agua. Al cabo de muchos días, el pajarillo dejó caer una de susplumas, que la princesa tomó en sus manos y se colocó en la cabeza, al lado de las flores con que se adornaba. El pajarillo no volvió a aparecer y la nostalgia invadió a la princesa.
Al tercer mes, suspadres notaron que el rostro de su hija empezaba a perder candidez y lozanía. Llamaron al mejor curandero del pueblo y éste advirtió que ese y otros cambios en la apariencia y en la conducta de laprincesa se debían a que en su seno alentaba ya una nueva vida. Al saberlo, la madre sufrió un desmayo y el padre insistió en que su hija era enteramente pura. Pasó el tiempo y ésta dio a luz a un robustoniño.
El jefe de la tribu, deseoso de dejar sin mancha a su familia, secuestro al niño y lo arrojó a un hormiguero, pero estos insectos, lejos de devorarlo, lo alimentaron con migajas que sacaban desu agujero. Viendo esto, el siguiente día lo abandono en un maguey para que los candentes rayos del sol terminaran con al vida del pequeño, pero las pencas de esta planta se inclinaron para cubrirloe irle dando, gota a gota, la rica leche del aguamiel. En un tercer intento por deshacerse del recién nacido, el receloso caudillo lo puso en una canasta y lo echó al río, pero aguas abajo loencontraron unos viejecitos que lo adoptaron con intenso cariño.
El niño creció en un humilde jacal al cuidado de esa pareja de ancianos. Cada vez que éstos carecían de alimentos, él, investido de mágicos...
tracking img