Leyendas becquer

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (607 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Monte de las Ánimas: Esta leyenda se desarrolla en Soria. Alonso y su prima Beatriz van a pasear al Monte de Ánimas, él está muy enamorado de ella, sin embargo su amor no e s corres - pondido. Enel paseo Beatriz pierde una cinta azul. Durante la cena y el intercambio de recuerdos Alonso entrega una joya a su amada, mientras que ella le dice que pensaba regalarle la cinta azul que perdió en lamañana. Era el día de todos lo Santos, cuando las ánimas salen al monte, y a pesar de eso Alonso decidió ir a buscar la cinta. Esa noche Beatriz escuchó ruidos extraños en su habitación. A la mañanasiguiente al levantarse encuentra la cinta sobre su mesilla, a la vez que le dan la noticia de la muerte de Alonso. Ante esto, tal fue su impresión que murió al momento.

La Promesa: Margaritallora porque su amado va a la guerra a luchar contra los moros de Sevilla. É l la consuela diciendo que volverá , pero que el Escudero del Conde de Gó mara no puede faltar. Margarita al dí a siguiente vaa ver partir a la tropa, y cae desmayada, al ver que el Conde de Gomara es su amante Pedro. El Conde tras haber ganado en las luchas estaba pensativo y pálido, le preguntaron que qué le pasaba, a loque contestó que le habían pasado una serie de cosa extrañas:
Cuando su caballo desbocado le iba hacer caer contra las lanzas enemigas, una mano le sujetó. Otra vez, al descorrer las cortinas de suhabitación, una saeta se acercaba a él derecha para herirle, cuando una mujer, pálida y hermosa, la paró. Dijo incluso que la veía ahora, le tomaron por loco. Cerca de la tienda encontraron a un juglar,vendía baratijas y contaba historias. Cuando se acercaron empezó a contar un Romance: El Romance de la mano muerta, Contaba la historia sobre una joven enamorada de un falso escudero, que en realidadera un Conde que suplantaba la personalidad de aquel.. Toas las estrofas terminaban en un estribillo. “¡Mal haya quien en promesas de hombre fía!” Ella temía que con el Conde se le iba su honra, y...
tracking img