Leyendas de guatemala

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (439 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA LEYENDA DEL SOLDADO SIN CABEZA
En un cierto tiempo cuando la gente amanecía antes de que saliera el sol,
Antes de que se ocultara las estrellas se dormía antes de que saliera la
Luna y ladraranlos perros nocturnos, en las calles de tan bella población,
Esto sucedió en un pueblo my lejana de Quetzaltenango, donde se vivía
Intranquilidad, justicia, matanza, por culpa de conflictosarmado interno de
Guatemala, dándose mucha violencia entre los mimos pobladores, el ejército
Y la guerrilla, mucha gente inocente fue asesinada en lo alto de las montañas
Sagradas del poblado. Un díadon José presidente del comité de una de las
Zonas del poblado, cito a la muchedumbre en el palacio de textuapa, en el ce-
Ntro. Del municipio en las altas horas de la noche, expuso que losmilitares
Ron injusto al matar a niños, a mujeres embarazadas, al violar a las señoritas
Robar, cosechas de los hombres, al raptar bebes para luego quemarlos. La gente
Con gritos de desesperacióndecidieron amar un plan encontrar del general san tizo
Don ni, quien era quien ordenaba la matanza. Cierto día cuando unas mujeres
Iban por el nixtamal en el molino de repente estallo una bomba deesos que
Dañan la tierra, hiriendo a dos de estas mujeres y matando a la esposa del alcalde
Don Faustino Santis entonces se creó otro pánico, ya que los soldados, por órdenes
De este hombre malodon Santiago Donni quien comandaba y se creía el dueño de
Las montañas de textuapa, los días en ese lugar se hacía más peligrosas más peligrosas de una selva llena de serpientes venenosas
EL JINETESIN CABEZA
Cuentan que por allí del año de 1856; en uno de eso pueblos alejados de la entonces
Montañosa y desierta Cd de Guatemala. Sucedió que dos hombre lugareños se
Disputaban en el amor de unabella mujer llamada: Margarita Garza. Era tanto el
Amor y el cariño que Ponciano Arraiga y Federico Loera le tenía una margarita; que no
Había día que no se retaran y sus miradas retadoras no se...
tracking img