Leyendas de la revolución mexicana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 22 (5409 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 1 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LEYENDAS DE LA REVOLUCION MEXICANA


INDICE




El míster: leyendas de la Revolución …………………………………………………………… 1
El forastero y la niña …………………………………………………………………………………….. 4
Leyenda de la Carreta de la Muerte ……………………………………………………………… 4
Pancho Villa y su pacto con el diablo ……………………………………………………………… 5
El tesoro de Naty el Coyote …………………………………………………………………………… 5
Leyenda de Adelita………………………………………………………………………………………… 6
Leyenda de Valentino …………………………………………………………………………………….. 6
Leyenda de Amalio ………………………………………………………………………………………… 7
Leyenda del espíritu de Pancho Villa ……………………………………………………………… 7
Leyenda de ¡Cuca Mía! …………………………………………………………………………………… 8




















El míster: leyendas de la Revolución
________________________________________


Cuentan que estoocurrió pasados los primeros años de la Revolución Mexicana, espero les sea de su agrado tanto a ti como a tus demás asiduos lectores.

Después de las revueltas que originaron el movimiento armado de la revolución mexicana, la condición económica que imperaba en el país era demasiado deplorable, la gente no tenía el dinero suficiente para cubrir sus necesidades básicas, y en uno de esos pueblitospintorescos de la república mexicana vivía Anacleto Romero, quien era un noble joven, herrero de profesión y que vivía en compañía de su madre enferma de tosferina, y condenada a muerte.

Un día después de regresar a su casa ya concluída su labor, se encontró a un señor de aspecto muy respetable, y de una personalidad muy fuerte, y este señor se dirigió con voz firme a él.

Le comentó: - Sé queeres herrero y de los buenos Anacleto, por lo cual requiero de tus servicios, la paga que te ofrezco es muy buena, más de lo que puedes ganar en todo un año, trabajando de sol a sol en este cochino pueblo, espero aceptes este trato.

Anacleto le dio las gracias por el ofrecimiento, pero le explicó que por razones personales (la enfermedad de su madre), no podía aceptar tan generosa oferta, a loque el extraño respondió: - Te espero en tres días en la estación de ferrocarriles más cercana, si decides aceptar la oferta está en pie.

Anacleto se dirigió a su casa pensando en dar la noticia a su anciana madre, más cuando estaba cerca de su casa encontró la puerta entre cerrada, algo no estaba bien, pensó; entró rápidamente a su casa, la cual estaba invadida por un hedor insoportablementenauseabundo, por lo cual abrió inmediatamente las ventanas y al dirigirse a la recámara, descubrió a su madre sin vida sobre la mecedora.

Al caer la noche los vecinos comentaban la pérdida de la madre de Anacleto, además de la repentina aparición de un “mister”, que se dedicó a reclutar gente en el pueblo para una construcción en una población lejana.

Anacleto tenía una corazonada y decidióaceptar la invitación del misterioso caballero, así pues después de los funerales de su madre partió a la estación del tren para reunirse con su destino.

Al llegar a la estación se encontró con varios conocidos del pueblo, entre ellos estaban Elías el carpintero, Nicolás -otro herrero-, los hermanos Ramírez, y otros más.

Al acercarse a la estación observó al “mister”, quien le comentó: - Teestaba esperando Anacleto, lamento lo de tu madre.

Al escuchar esto se quedó pasmado, quién pudo comentarle..., los habitantes del pueblo eran muy reservados en lo que a este tipo de asuntos se refiere, y más tarde interrogó a los demás habitantes del pueblo, a lo que ellos le comentaron lo siguiente - El mister cuando llegamos nos comentó que ya habías enterrado a tu madre, lo cual nossorprendió muchísimo ya que nadie le comentó nada al respecto.

Minutos más tarde abordaban el tren que los llevaría a su terrorífico destino. Pasaron tres días de viaje, sin novedades, o asuntos de relevancia que preocuparan a los pasajeros; transcurrido ese tiempo llegaron a un poblado en donde descendieron y emprendieron el camino al poblado al que se dirigían, el cual estaba a seis...
tracking img