Leyendas de zacatecas, mexico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2308 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Callejon De Los Perros
El estrafalario nombre de “Cajón de Riales” con que el vulgo moteaba a Doña Nicolasa Rojas, se debía a que cuando algún indiscreto aludía a las muchas riquezas que se presumía estaba reuniendo, ella contestaba: “Apenas un cajoncito de riales para mantener a mis animalitos”, porque su casa contenía multitud de perros de todos tamaños, razas y colores. Su oficio era deprestamista, su casa estaba situada detrás de la calle de la estación de Ferrocarril y era la mejor y la más grande de aquel barrio; tenía un postigo por donde hacía sus operaciones financieras a fin de que nadie penetrara en su antro, cosa que nadie deseaba por temor a los perros. Todo el mundo la aborrecía, por el alboroto que armaban por las noches especialmente de luna, los vecinos no podíandormir.
Se rumoraba que traficaba con alhajas robadas, pero nadie se atrevía a denunciarla. En una ocasión llegaron los titiriteros a esta Ciudad y pusieron su carpa en la “Plazuela de Carretas”, eran tres hombres y dos mujeres con aspecto de gitanos; uno negro parecía el jefe. “Doña Cajón”, que nunca iba a ninguna parte, asistía todas las noches a sus funciones. A la salida, el negro la acompañaba asu casa. La última noche la vieron los vecinos cenar con los artistas en una fonducha instalada cerca de la carpa. Al día siguiente amaneció robado el Santuario de Nuestra Señora del Patrocinio de la Bufa; una gran indignación causó en toda la ciudad el sacrilegio atentado; las autoridades tomaron cartas en el asunto, pero nada lograron remediar.
Pocos días después hubo cambio de personal en elrastro y el nuevo mozo no supo de la obligación de llevar la carne hasta la casa de “Doña Cajón”, por la noche los aullidos de los perros se hacían insoportables, hasta que los vecinos espantados por esa espantosa jauría se vieron obligados a quejarse a las autoridades. El espectáculo que presenciaron los curiosos que acompañaron a los policías fue horrible: en un inmundo cuarto yacía “Doña Cajón”devorada por los perros. En un armario había multitud de joyas y entre ellas, las robadas a la Virgen del Patrocinio, igualmente que sus vestiduras. Todo el mundo atribuyó justo castigo del cielo la muerte horrible de la prestamista. Desde entonces se denomina Calle de los Perros.

La Filarmonica
Aquella mañana de 1600, todo era entusiasmo y alegría en la quinta llamada “Villa de Rosas”, puesera esperada con ansia la llegada de sus nuevos moradores, el bizarro capitán D. Jorge Temiño de Bañuelos y su bellísima esposa Perla Santini, hija de un músico italiano que acababa de morir en Veracruz. La única condición que había puesto la gentil desposada para dejar aquellas hermosas tierras y venirse a vivir a esta barranca, fue que viviría alejada de toda sociedad por razón de su luto. Y elenamorado esposo le mandó construir la “villa” a extramuros de la naciente ciudad. Estaba construida en medio de un jardín todo cubierto de rosas, de ahí ese poético nombre; una fuente de cantera rosa, primorosamente labrada, cuyos surtidores murmuraban dulcemente y en torno muchas palomas blancas completaban el paisaje. Los salones majestuosamente amueblados al estilo de aquella época y en elsalón principal un hermosos piano, porque la joven señora amaba con pasión la música.
En fin, la mansión era un estuche digno de tan hermosa “Perla”. Cuando la litera llegó frente a la quinta, se abrió la verja de hierro forjado y salieron en tropel los amigos a recibir a los desposados; los subordinados esperaban formados en las enredadas calles del jardín y entre ellos entraron los jóvenes seguidospor un cortejo y pisando una alfombra de hojas de rosa. Perla agradeció emocionada las muestras de cariño de sus amigos y servidores, tuvo para todos palabras dulces, sinceras y en su corazón prometió ser feliz y hacer la felicidad de todos los que la rodeaban.
Al día siguiente la risa cristalina de Perla se escuchaba por la quinta y su voz maravillosa acompañada del piano cantaba bellas...
tracking img