Leyendas urbanas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3299 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La viuda

una mujer que siempre buscaba a su marido que nunca llegaba a dormir por que se quedaba dormido borracho en algún bar. Una noche que salío a buscarlo encontró la muerte al ser atropellada por un coche. El marido se suicido de pena esa misma noche. Pero según cuentan, el espíritu de la mujer siempre sale a buscar al de su marido entre los borrachos para poder descansar con él en paz.Los que la han visto, dicen que siempre se la ve vestida de negro y no se le puede ver el rostro ni ninguna parte del cuerpo, solo un largo vestido negro que la cubre enteramente.
 
Al principio creí que esto eran cuento de viejas, pero una noche en que se nos fue la mano celebrando la victoria del equipo local lo viví. Como ya dije estaba con 3 amigos celebrando la victoria del equipo local yse nos paso la mano con la celebración, nos estabamos volviendo a pie a la casa de uno de nosotros, que era la que mas cerca estaba, para poder dormir. De repente, la vi caminando directa a nosotros. Del susto me quede sobrio. Les dije a mis amigos que nos alejáramos de esa mujer porque me daba mala espina, entonces a modo de burla uno de ellos se dirigió para coquetearla. Ella iba vestida denegro y con un velo que le cubría la cabeza, y nos dijo que solo estaba buscando a su marido y nos pregunto si no lo habíamos visto, todos se acercaron a pedir descripciones del supuesto extraviado, cuando Gustavo (el que se atrevió primero) siguió con su coquetería y le pidió ver su rostro, en un tono mas meloso claro, esta nos enseño su rostro y casi nos morimos todos del susto, ya que era unacalavera, una calavera autentica, se nos paso por completo la borrachera del susto y salimos corriendo sin rumbo ni dirección, logramos pararnos en una plaza y lo primero que hicieron fue enojarse entre ellos por no haber echo caso a mi advertencia, luego decidimos tomar un taxi, pagarlo entre todos y dormir cada uno en sus respectivas casas.
 
Nunca me voy a olvidar de lo que ocurrió esa noche.De caza
 

 
Esto le ocurrió a dos tipejos llevaban un tiempecito casados y tenían ganas de echar una canita al aire, por lo que decidieron comprar un par de billetes de oferta para pasar un fin de semana en Cuba. Como eran aficionados a la caza, les contaron a sus mujeres el cuento de que se iban de montería a una finca de Toledo donde se iban a poner las botas.
 
El caso es que marcharon desus casas pertrechados para pasar un fin de semana en el campo, es decir, con sus gorros de plumas de faisán, su traje de camuflaje, sus escopetas y sus cartuchos. Se cambiaron de ropa en el coche y, ya vestidos con sus bermudas y camisas de floripondios, se dispusieron a tomar el avión para Cuba, donde legiones de preciosas mulatitas esperaban a los dos salidos. Por supuesto, dejaron el cocheaparcado en Barajas con la ropa y los pertrechos de la caza. El problema apareció cuando, en un registro rutinario del parking, los perros policía detectan el olor a pólvora de los cartuchos y dan la alarma. Un equipo de Tedax se desplaza al lugar para proceder a investigar el vehículo, no sin antes intentar localizar a su propietario. Reproducimos la conversación entre la policía y la señora delcazador dueño del coche:
 
- Buenas...Aquí la policía. El caso es que hay un coche aparcado aquí, en Barajas, que resulta ser suyo y parece ser que hay algo sospechoso dentro.
 
- Es imposible, mi marido está en Toledo de montería, cazando ciervos.
 
- Pues me parece a mí que los únicos cuernos que va a haber aquí son los que acaba usted de adquirir por el mismo precio del billete, porquesu marido está en Cuba según nos ha informado la compañía aérea.

El enano suicida
 

Esta leyenda se sale un poco de las típicas leyendas urbanas. La historia es la siguiente, tal cual salió de los labios del protagonista:
 
" Todo comenzó una tarde de verano, en la que mi familia y yo nos disponíamos a asistir a la boda de mi prima en un pueblecito. Pues bien, después de una boda un...
tracking img