Leyendas y quimica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5082 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
PRIMERA PARTE
Hace cientos de años el hombre no poseía conocimientos científicos para da respuesta a las interrogantes que se planteaba sobre su entorno y los fenómenos que ocurrían. La mayoría de las antiguas civilizaciones, incluida las de México prehispánico, se desarrollaron en ese contexto fantástico. Por ello, rendían culto y celebraban sacrificios al Sol, al fuego, al agua y otroselementos de la naturaleza los cuales conferían una categoría divina.
Los toltecas, los mayas, los aztecas y otras culturas que surgieron en el territorio mexicano, pensaban que el mundo y todo lo que en el existía tenia origen divino. Por tanto se mostraban respetuosos con la naturaleza pues estaban convencidos que cualquier deterioro que causaran podrían afectar su delicado equilibrio y ofendería alos dioses.
TLALOC Y EL AGUA EN LA NATURALEZA
Desde épocas remotas el hombre se percato que el agua se desplazaba de la naturaleza. Poco a poco tomando como referencia sus observaciones, advirtió que parte del agua de lluvia que caía sobre la superficie terrestre regresaba a la atmosfera y después retornaba nuevamente como nieve, granizo o precipitación pluvial. Ignoraba que ese recorridocíclico del agua por la naturaleza se debía a los cambios de estado de agregación que presentaba como consecuencia de factores físicos ambientales. Tampoco lo llamo ciclo hidrológico pues este concepto dolo pudo establecerse después que A. Lavoisier, en 1774 propuso el estado gaseoso como la tercera forma de presentación de la materia.
Para los mexicas uno de los dioses por los cuales vivía el hombreera TLALOC. Este dios se consideraba “el sumo proveedor de los sustentos, de las lluvias, los truenos, los rayos y el granizo”. Era también el dios supremo de los campesinos, “el señor de las verduras, las meses, los frutos y de todas las cosas de los mantenimientos.
Los mexica, últimos pobladores de Anáhuac, cantaban al dios tlaloc, hacedor de lluvias. Esta divinidad vivía en el cielo llamadotlalocan con su esposa Chachiuhtlicue, la diosa del agua dulce, la de la falda de jade, sandalias de caracoles y sonajas, que pintaban su cara de azul. El dios Tlaloc no estaba solo para hacer llover pues era auxiliado por los tlaloque o “duendes del agua”, una especie de pequeños dioses que también habitaban el palacio.
Cuenta la leyenda que en un principio Tlaloc vivía en si palacio acompañadopor los tlaloques. Un día el señor de la lluvia paseando por las praderas se encontró a Zochiquetzali la diosa de las flores, y al verla se enamoro de ella; pero la diosa lo desprecio. Entonces tlaloc sumamente triste por el desaire, se encerró en su palacio sin hablar ni ver a nadie. Conforme pasaban los días la preocupación de los tlaloques aumentaba porque durante ese tiempo, que eran muchosmeses, Tlaloc no había mandado que lloviera y las lluvias no podían llover sin que el lo ordenara. Los tlaloques no comprendían la razón de su aislamiento del Señor de la Lluvia y temían que la tierra, tan seca como estaba y con tanto calor, se quemara. Desesperados y sin saber como resolver la situación corrían por las montañas gritando: “ el corazón de nuestro señor se a llenado de amargura.
Esteproceder de los tlaloques disgusto muchísimo a Tlaloc, quien presa de ira y dejándose llevar por el inmenso dolor que sentía por no ver correspondió su amor, dijo los tlaloques: “que todos los que están en la tierra sufran por la falta de agua”. Durante algún tiempo los tlaloques se mantuvieron silenciosos. Andaban por el palacio sin hacer ruido y sin atreverse hablar o salir para no aumentar elcólera de su amo. Pero un día, uno de los tlaloques desesperado por lo que estaba pasando a esta tierra, armándose de valor decidió hablar con Tlaloc y dijo: “Oh señor todopoderoso, dios supremo de la lluvia, tu que siempre has sido bondadoso y mandabas la lluvia para que corrieran los ríos y los animales y los hombres no tuviesen la boca sedienta, y crecería la hierba, y nacieran las flores y...
tracking img