Leyendas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (394 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La leyenda del unicornio.

Muchos años atrás, cuando el mundo era aun muy joven,
salvajes y maravillosas creaturas
corrían libres por todas partes.
El más hermoso de todos ellos era el Unicornio.Constantemente perseguido por los poderes mágicos de su cuerno, el Unicornio no era fácil de capturar.
No solo era suave y gentil,
sino también extremadamente rápido,
seguro y agraciado,
lo que frustrabahasta los más expertos cazadores.
Pero lo que aseguraba la captura segura del Unicornio,
era la ayuda de una joven e inocente moza.
Pues a la creatura le atraía su pureza,
se acercaba confiado ydescansaba su cabeza en las piernas de la joven.
Era así como la indefensa y despreocupada creatura era capturada. Y de esta manera, después desaparecieron todos los Unicornios.
¡Oh, el mundo ahoralamenta la perdida de este ser tan mágico!
Y ahora que es demasiado tarde,
aun extrañamos su belleza.

La paloma torcaz. 

Había una vez un guerrero valiente y apuesto. Amaba la caza y así, con frecuencia,iba por los bosques persiguiendo animales. En una de sus cacerías llegó junto a un lago y, lleno de asombro, contempló a una mujer bellísima que bogaba en una canoa.
El guerrero quedó tan enamoradoque, muchas veces, volvió al lugar con el ánimo de verla; pero fue inútil, pues, ante sus ojos, sólo brillaron las aguas del lago. Entonces pidió consejo a una hechicera, la cual le dijo:
—No la verásnunca más, a menos que aceptes convertirte en palomo.
— ¡Sólo quiero verla otra vez!
—Si te vuelves palomo jamás recuperarás tu forma humana.
— ¡Sólo quiero volverla a ver!
—Si así lo deseas, hágase tuvoluntad.
Y la hechicera le clavó en el cuello una espina y en el acto el joven se convirtió en palomo. Este levantó el vuelo y fue al lago y se posó en una rama y al poco rato vio a la mujer y, sinpoderse contener, se echó a sus pies y le hizo mil arrumacos.
Entonces la mujer lo tomó entre sus manos y, al acariciarlo, le quitó la espina que tenía clavada en el cuello. ¡Nunca lo hubiera hecho,...
tracking img