Leyes divinas vs. leyes civiles (ensayo sobre antigona)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (895 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ANÁLISIS DE ANTIGONA

Leyes divinas vs. Leyes civiles

Antígona, tragedia griega escrita por Sófocles en la que se cuenta el dilema frente al que se encontró la hija de Edipo. Sus dos hermanos,Polinices y Etéocles se mataron mutuamente en batalla, pues mientras el primero se enfrentaba a la ciudad, el segundo, la defendía. La disyuntiva para Antígona se presenta cuando Creonte, rey deTebas, ordena dar honras fúnebres a Etéocles por haber defendido a su patria, mientras que, a Polinices le prohíbe la sepultura, pues es considerado como un traidor del pueblo. Además, advierte cruelcastigo a quien se atreviera a enterrarlo.
En este punto, Antígona debe elegir si para ella priman las leyes divinas o las civiles; ante esto, decide consultar a su hermana Ismena, pues considera queaquél que nació de sus mismas entrañas debe ser honrado con digna sepultura. Sin embargo, la actitud de Ismena es contraria a la de su sangre, pues considera un riesgo demasiado alto contradecir lavoluntad del rey. Al oír esto, Antígona se desilusiona un poco, pero decide, clandestinamente, seguir con su anhelo y mover el cuerpo de su hermano para luego enterrarlo. “No es vergüenza honrar a los quecon una han nacido de idénticas entrañas”.
Sin embargo, es sorprendida mientras realiza los ritos funerarios a Polinices y, por lo tanto, encerrada en una bóveda por desacatar las órdenes del rey. Sunovio, Hemón, quien al mismo tiempo es hijo del rey de Tebas decide hablar con su padre, pero los resultados no son positivos. Ante esto, decide ir a la bóveda en busca de su amada, pero al llegar seencuentra con que es demasiado tarde, pues ésta se ha ahorcado.
Inmediatamente, y lleno de dolor se quita la vida con su propia espada. Al enterarse su madre, Eurídice, decide suicidarse también.Tras la muerte de Antígona, pero sobretodo de su esposa e hijo, la vida de Creonte queda sin sentido alguno. “Cuán desventurado soy, nunca he de acusar a nadie. La culpa es mía, sólo mía. Yo he sido...
tracking img