Libro de sobrino, jon... bajar de la cruz a los pueblos crucificados principio misericordia resumen y aporte personal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 61 (15128 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Libro de Sobrino, Jon... Bajar de la cruz a los pueblos crucificados principio misericordia

Resumen y aporte personal

I. Despertar del sueño de la cruel realidad

El autor Jon Sobrino en su primer titulo del libro principio misericordia tiene como objetico que hay tener la fuerza necesaria para despertar y sacudir a la sociedad y a la Iglesia. Dice que la misericordia no es suficiente,pero es absolutamente necesaria en un mundo que hace todo lo posible por ocultar el sufrimiento y evitar que lo humano se defina desde la reacción a ese sufrimiento.

En el tercer Mundo, el cambio fundamental también consiste en un despertar, el “sueño de la Inhumanidad”, es decir, despertar a la realidad de un mundo oprimido y sometido, y hacer de su liberación la tarea fundamental de todo serhumano para que, de este modo, éste pueda llegar simplemente a serlo.

1. Despertar de dos sueños

En su caminar en este trabajo de la teología de la Liberación del pueblo oprimido y en exhortación va encontrando que ese sueño de la inhumanidad, que no es otra cosa que le sueño del egocentrismo y del egoísmo. Pero despertarnos. Esa era la tarea y el objetivo después de regresar al Salvadory experimentar el dolor del pueblo salvadoreño de la injusticia en que vivía y sumándole también a todo el pueblo latinoamericano. Teniendo desde el principio teniendo en claro que la verdad, el amor, la fe, el evangelio de Jesús, Dios, lo mejor que tiene los creyentes y los seres humanos, pasaban por ahí, por los pobres y la justica.

Al despertar y abrir los ojos a la realidad del pobrelatinoamericano, la pregunta fundamental se convirtió en si somos o no humanos y, para los creyentes, en si nuestra fe es o no humana. La respuesta no fue la angustia que suele acompañar al despertar del sueño dogmático, sino el gozo de que sí es posible ser humano y creyente, pero no sólo la mente, de sometida a liberada, sino de cambiar los ojos para ver lo que había estado ante nosotros, sin verlo,durante años, y de cambiar el corazón de piedra en corazón de carne, es decir dejándonos mover a compasión y misericordia.

2. los ojos nuevos para ver la verdad de la realidad

Lo primero que descubrimos en el Salvador, es que este mundo es una inmensa cruz y una injusta cruz para millones de inocentes que mueren a manos de verdugos, “pueblos enteros crucificados”, como los llamó IgnacioEllacuría.

En su recorrido dice que hemos aprendido que los pobres de este mundo no interesan prácticamente a nadie, que no interesan a los pueblos que viven en la abundancia y que, ciertamente, no interesan a tienen algún tipo de poder: pobres son los que tienen en su contra a todos los poderes de este mundo. Tiene en su contra a las oligarquías y empresas multinacionales, a las fuerzas armadasy prácticamente a todos los gobiernos.

Ese querer ocultar la realidad del mundo es la primera forma de “oprimir la verdad con la injusticia”. El mundo de la pobreza es, en efecto, el gran desconocido. Y como no lo queremos mirar a la cara para no avergonzarnos, al desconocimiento añadimos el encubrimiento. Esto es lo que significa “despertar del sueño” en El Salvador.

En este mundo depobreza y de pueblos crucificados es lo que nos ha permitido superar la ceguera y descubrir la mentira. Si miramos a esos pueblos cara a cara, si nos dejamos dar la gracia de mirarlos a la cara, comenzamos a ver la de las cosas, o ciertamente al menos un poco más de su verdad. Los pobres de este mundo, en efecto, nos muestran q siguen teniendo una esperanza. Es ésta una esperanza activa, que desencadenacreatividad en todos los niveles de la existencia humana. Ésa es la verdad más honda de nuestro mundo y ésa es la totalidad de su verdad: que es un mundo de pecado y un mundo de gracia.

3. Los ojos nuevos para ver la verdad de los seres humanos.

El ideal que operativamente se sigue proponiendo a todos es el llamado “hombre moderno”, “el hombre occidental”, aunque no falten ahora...
tracking img