Libro el rey burgues

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1663 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Rey Burgués
Idea Central:
El cuento hace referencia a un rey burgués el cual tiene en su poder un sinfín de riquezas y el cual tenía a su alcance el poder satisfacer cualquier capricho al que este tuviese, cuidando y procurando cada uno de lo que este tenía, aunque un día llego a sus manos un hombre que era poeta el cual lo único que pedía era el poder alimentarse y el rey sin apreciar loque este hombre podía hacer le mando a trabajar sobre un manubrio haciendo girar al mismo tiempo una caja musical para satisfacer el oído de las aves, el poeta, después de trabajar arguamente, muere, ya que fue olvidado por el rey, y sin que le dieran lo que el mas pedía, que era alimentarse.

Argumentos:
1.- El cielo esta opaco, el aire frio, el dia triste
2.- Había en una ciudad inmensa ybrillante un rey muy poderoso
3.- tenía trajes caprichosos y ricos, esclavas desnudas, blancas y negras, caballos de largas crines, armas flamantísimas, galgos rápidos, y monteros con cuernos de bronce que llenaban el viento con sus fanfarrias. 
4.- ¿Era un rey poeta? No, amigo mío: era el Rey Burgués.
5.- Era muy aficionado a las artes el soberano, y favorecía con gran largueza a sus músicos, asus hacedores de ditirambos, pintores, escultores, boticarios, barberos y maestros de esgrima
6.- El rey tenía un palacio soberbio donde había acumulado riquezas y objetos de arte maravillosos.
7.- Un día le llevaron una rara especie de hombre ante su trono, donde se hallaba rodeado de cortesanos, de retóricos y de maestros de equitación y de baile.
8.- El rey tenía cisnes en el estanque,canarios, gorriones, censotes en la pajarera: un poeta era algo nuevo y extraño.
9.- Señor, ha tiempo que yo canto el verbo del porvenir. He tendido mis alas al huracán; he nacido en el tiempo de la aurora; busco la raza escogida que debe esperar con el himno en la boca y la lira en la mano, la salida del gran sol. He abandonado la inspiración de la ciudad malsana, la alcoba llena de perfumes, lamusa de carne que llena el alma de pequeñez y el rostro de polvos de arroz. He roto el arpa adulona de las cuerdas débiles, contra las copas de Bohemia y las jarras donde espumea el vino que embriaga sin dar fortaleza; he arrojado el manto que me hacía parecer histrión, o mujer, y he vestido de modo salvaje y espléndido: mi harapo es de púrpura. He ido a la selva, donde he quedado vigoroso y ahíto deleche fecunda y licor de nueva vida; y en la ribera del mar áspero, sacudiendo la cabeza bajo la fuerte y negra tempestad, como un ángel soberbio, o como un semidiós olímpico, he ensayado el yambo dando al olvido el madrigal.
10.- He acariciado a la gran naturaleza, y he buscado al calor del ideal, el verso que está en el astro en el fondo del cielo, y el que está en la perla en lo profundo delocéano. ¡He querido ser pujante! Porque viene el tiempo de las grandes revoluciones, con un Mesías todo luz, todo agitación y potencia, y es preciso recibir su espíritu con el poema que sea arco triunfal, de estrofas de acero, de estrofas de oro, de estrofas de amor.
11.- ¡Señor, el arte no está en los fríos envoltorios de mármol, ni en los cuadros lamidos, ni en el excelente señor Ohnet! ¡Señor!El arte no viste pantalones, ni habla en burgués, ni pone los puntos en todas las íes.con la finalidad de solo pedirle comida para que este se alimentase
12.- Si lo permitís, señor, puede ganarse la comida con una caja de música; podemos colocarle en el jardín, cerca de los cisnes, para cuando os paseéis.
13.- -Daréis vueltas a un manubrio. Cerraréis la boca. Haréis sonar una caja de músicaque toca valses, cuadrillas y galopas, como no prefiráis moriros de hambre. 
14.- Y llegó el invierno, y el pobre sintió frío en el cuerpo y en el alma. Y su cerebro estaba como petrificado, y los grandes himnos estaban en el olvido, y el poeta de la montaña coronada de águilas, no era sino un pobre diablo que daba vueltas al manubrio, tiririrín.
15.- Y cuando cayó la nieve se olvidaron de él,...
tracking img