Libro el secreto de las siete semillas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 199 (49540 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Este libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. DPIERO.

1

EL SECRETO DE LAS SIETE SEMILLAS David Fischmann

Prólogo Cuando me pidieron que escribiera el prólogo de El secreto de las siete semillas, ya sabía que se trataba de un libro referente a las formas de ejercer un liderazgopara el buen funcionamiento o éxito de una organización. Pero, más que eso, sabía que David Fischmann apuntaría a entregarnos las herramientas precisas para conducir la propia vida, mostrándonos el camino para crear aquellos espacios de paz, silencio y reflexión, tan necesarios dentro de la acelerada vida que llevamos. A medida que avanzaba en la lectura me daba cuenta que la administración no esmás que proporcionar a las personas que trabajan con uno, un espacio para que ellas puedan realizarse, crecer, aprender y desarrollarse como seres humanos. Una de las metas fundamentales en el camino que recorre Ignacio, el protagonista, será aprender a escuchar al “maestro” que lleva en su interior. Todos los planes estratégicos, metas, resultados esperados, rentabilidad del negocio no podráncumplirse si no consideramos a las personas encargadas de implementarlo. Estas se refuerzan, motivan y trabajan con entusiasmo en la medida que tengan un líder en el cual crean y confíen, alguien que les transmita valores y que sea consecuente con los mismos. Si se logra una amalgama entre las personas que trabajan en una empresa y su dirección, los resultados económicos serán una consecuencia y noun fin en sí mismo. Los sabios consejos que proporciona el autor a través del maestro y las enseñanzas que deja cada una de las semillas que va entregando a su discípulo, son bastante obvios y conocidos, pero de tan conocidos muchas veces se olvidan y dejan de aplicar. Son estos comentarios los que nos decidieron a auspiciar este libro, que contiene muchos de los valores que tratamos de aplicar ennuestra actividad. Lisandro Serrano Spoerer Socio Principal PricewaterhouseCoopers. Prefacio A través de El Secreto de las siete semillas, he querido proponer al lector, ofreciéndosela bajo la de una novela, una herramienta de autoayuda para la vida, en especial para el que vive sumido en el quehacer empresarial. Para escribirla he echado mano de dos recursos: mi propio conocimiento de la vidaempresarial, en la que llevo muchos años inmerso, y mi experiencia con rigurosas prácticas espirituales que nacen de filosofías orientales. No hace falta decir que hay ciertos vestigios autobiográficos que se traslucen en este relato, puestos al servicio del fin último de la trama, que es compartir una variedad de enseñanzas psicológicas, valores espirituales y consejos útiles para conducir confirmeza las riendas de nuestra vida profesional y personal.

2

Las “siete semillas” son el camino simbólico que un maestro escoge para orientar a su discípulo, y en cada una se encierran enseñanzas que van desde el autoconocimiento y dominio del ego hasta la búsqueda de la felicidad en el servicio hacia el prójimo, pasando por el sentido de justicia en la toma de decisiones empresariales. Muchasde las historias recogidas en la doctrina del maestro tienen un origen inmemorial y brotan de diferentes fuentes. Es este un libro dedicado a todos aquellos que sufren las diversas presiones del mundo moderno, desde empresarios hasta jóvenes profesionales que luchan por el éxito, y aquellos cuyo fin en la vida personal y profesional no sólo es rendir al máximo, sino también lograr la felicidad. Nose trata de proponer un camino utópico hacia el bienestar, sino de un conjunto de enseñanzas prácticas para alcanzar ese fin supremo que es la felicidad. El secreto de las siete semillas aspira, pues, a convertirse en una experiencia de vida. El autor.

Capítulo 1 Ignacio Rodríguez esperaba angustiado su turno con el cardiólogo. A sus cuarenta y dos años, aún no podía creer que él tuviera...
tracking img