Libro no nacimos pa semilla

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3908 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 21 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
European Review of Latin American and Caribbean Studies 69, October 2000

89

Ensayos de Resena/Review Essays ˜
Violencia y desplazamiento forzado en Colombia: Miradas sobre lo publico, voces desde lo ´ privado
Donny Meertens1

– Las Violencias: Inclusion creciente, compilado por Jaime Arocha, Fernando ´ Cubides y Myriam Jimeno. Bogota, Universidad Nacional de Colombia, Co´ leccion CES,1998. ´ – Desplazados, migraciones internas y reestructuraciones territoriales, compilado por Fernando Cubides y Camilo Domınguez, Bogota, Centro de Estu´ ´ dios Sociales, Universidad Nacional de Colombia, CES, Observatorio Sociopolıtico y Cultural, 1999. ´ – The Heart of the War in Colombia, by Constanza Ardila Galvis. London: Latin American Bureau, 2000. Los estudios aquı seleccionadosrepresentan una mınima y a la vez diversa ´ ´ parte de las recientes, cada vez mas proliferas y variadas miradas sobre ese ´ complejo conjunto de fenomenos que se ha instalado en la historiografıa y la ´ ´ ciencia polıtica latinoamericana con el nombre de ‘la Violencia en Colombia’. ´ Aunque la violencia se ha considerado una caracterıstica endemica de la histo´ ´ ria colombiana, las ultimas dos decadas hanmostrado un alarmante crecimien´ ´ to de sus niveles y una rapida extension hacia todos los sectores de la sociedad y ´ ´ desde los mas remotos rincones hasta el corazon de su geografıa. En la decada ´ ´ ´ ´ de los noventa, las muertes anuales por violencia oscilaban entre 25.000 y 30.000, lo cual representa una tasa de alrededor de 80 por cada 100.000 habitantes, uno de los mas altos del mundo.Aproximadamente un 13 por ciento de ´ ellas (3000 a 4000) se considera violencia polıtica, es decir, masacres, homici´ dios o desapariciones perpetrados por agentes del Estado o miembros de los grupos armados en conflicto, generalmente contra la poblacion civil2. ´ Tal ha sido la preocupacion del paıs y de su academia por entender su con´ ´ vulsionada historia, que no solo se creo una Comisionoficial para el estudio de ´ ´ ´ las causas de la violencia (1986-87), sino que para los integrantes de esta se ´ acunara el termino ‘violentologos’ y con la publicacion de su diagnostico Co˜ ´ ´ ´ ´ lombia, Violencia y Democracia, en 19873, naciera una nueva ciencia peculiarmente colombiana: la ‘violentologıa’. En realidad, el comienzo de la decada de ´ ´ los ochenta ya habıa visto aparecer una grancantidad de estudios – en su mayo´ rıa sobre el clasico perıodo de La Violencia de los anos cincuenta y sesenta – ´ ´ ´ ˜

90

Ensayos de Resena/Review Essays ˜

cuyos enfoques se alejaban de los paradigmas exclusivamente estructuralistas (economicos, polıticos, de clases sociales) en boga en la decada anterior, para ´ ´ ´ centrarse en el analisis de actores, motivaciones, configuracionesregionales ´ del poder y del conflicto. No es el objeto de esta resena detenernos en esos ˜ estudios, basta referir a los numerosos artıculos historiograficos que han apare´ ´ cido sobre ellos4. La aparicion del informe de la Comision significo un recono´ ´ ´ cimiento oficial de que el conflicto armado habıa pasado nuevamente de una ´ presencia dispersa y poco densa, a unos niveles de intensidad quemerecıan el ´ termino Violencia con mayuscula. Fue un hito en la historiografıa y los analisis ´ ´ ´ ´ contemporaneos de la violencia: en primer lugar, por su enfasis en la multiplici´ ´ dad de la violencia, de las violencias, en cuanto a sus actores, dinamicas, moti´ vos, escenarios geograficos y espacios sociales. Un segundo, mucho mas tımido ´ ´ ´ paso, ha sido el de sugerir conexiones entre esasdiversas manifestaciones y escenarios de la violencia, es decir, el de enunciar su multicausalidad – tema sobre el cual trece anos mas tarde todavıa no se ha dicho la ultima plabra. En la ˜ ´ ´ ´ avalancha de estudios que siguieron al libro de la Comision, comenzaban a ´ explorarse varios enfoques sobre esa pluralidad y multicausalidad del fenome´ no. La corriente principal, no obstante, continua...
tracking img